Ángel Garrido y Manuela Carmena firman el convenio para realojar a 150 familias del Sector 6
Ángel Garrido y Manuela Carmena firman el convenio para realojar a 150 familias del Sector 6 - EFE

Más de 150 familias abandonarán el «submundo» de la Cañada Real

Un acuerdo firmado entre el Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid reubicará a algunos de los vecinos del Sector 6 en distintos municipios. El 60% iniciará una nueva vida en la capital

MADRIDActualizado:

La vulnerabilidad y la marginación social que afecta a los vecinos del Sector 6 de la Cañada Real parece tener más próximo su fin. Esto es, al menos, lo que se pretende conseguir con el convenio de realojo de las familias. La alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, y el presidente en funciones de la Comunidad, Ángel Garrido, han firmado esta mañana en la antigua fábrica de muebles de la Cañada Real Galiana el acuerdo que pretende reubicar a 150 familias de la zona conocida como «el camino sin asfaltar». «Los vecinos son los verdaderos protagonistas de este día», han afirmado ambos políticos.

La firma del convenio llega solamente un año después de que se suscribiese por unanimidad el Pacto Regional por la Cañada Real Galiana, en mayo del 2017. Un año en el que ambas administraciones públicas han trabajado para que el realojo fuese posible. Así lo han destacado la alcaldesa y el presidente, quienes se han encargado de subrayar en sus discursos la «importancia de la colaboración y el diálogo» entre Ayuntamiento y Comunidad.

El Sector 6 carece de las condiciones mínimas de habitabilidad e higiene. «No se puede tolerar que en una ciudad como Madrid haya submundos como la Cañada Real. Teníamos que solucionar vuestro problema», les ha dicho Manuela Carmena a los vecinos presentes en la fábrica.

Por su parte, Ángel Garrido se ha encargado de destacar la «importancia de este cambio colectivo que afecta a todos los vecinos». «Conseguiremos así poner punto y final a la vida de marginalidad de esta zona de Madrid», ha afirmado el presidente en funciones.

Condiciones del convenio

El reto que tienen por delante las dos administraciones es implementar los mecanismos de realojo adecuados para esta población. Durante dos años serán reubicadas las 150 familias. Para ello, Ayuntamiento y Comunidad han creado una bolsa de viviendas de diferentes características atendiendo a los distintos tipos de familia. Cada una de las administraciones adquirirá el 50% de las viviendas y aportará, durante estos dos años, nueve millones de euros.

De esta forma, las familias beneficiadas pasarán a tener las nuevas vivienda en régimen de alquiler social. El 60% de los inmuebles adquiridos estará ubicado en Madrid capital, mientras que el resto se repartirá por diferentes municipios de la región. Con esta fórmula de realojo, las administraciones pretenden «garantizar el principio de equilibro en la distribución territorial y favorecer su verdadera inclusión». Asimismo, los organismos públicos llevarán a cabo actuaciones de acompañamiento y seguimiento de la población afectada.

«Espero que, en un futuro no muy lejano, este sea un lugar de Madrid donde los vecinos tegan las mismas oportunidades que en cualquier otro», ha deseado Garrido. En representación de la población del Sector 6, una de las vecinas, Asunción, se ha mostrado esperanzada: «Tengo una alegría por dentro que me suenan hasta las tripas».

Comisionado del Pacto

El Pacto Regional por la Cañada Real se fundamenta en tres líneas de trabajo: social, urbanística y un plan de choque. «El 40 por ciento de esas medidas ya se han cumplido», ha afirmado José Antonio Páramo, encargado del comisionado creado para el Pacto en la Comunidad de Madrid, de lo que ha destacado el asfaltado que se ha llevado a cabo durante este año en la zona: «Se ha producido un cambio sustancial de movilidad. Los colegios se quejaban de que los niños llegaban manchados de barro. Eso ya no pasa». Además, Páramo también ha hablado de la importancia de la creación de una línea de autobuses que comunica la Cañada con zonas urbanas, para erradicar los problemas de «comunicación» que tienen las más de 7.000 personas que habitan en esta zona de Madrid.

Su homólogo en el Ayuntamiento, Pedro Navarrete, ha resaltado la dureza de este sector, «el más complicado de toda la Cañada». «Hoy comienza un nuevo día para cambiar vuestras vidas», ha afirmado Navarrete.

Las demás familias del Sector 6 serán realojadas en los años siguientes. Para ello, Comunidad y Ayuntamiento se pondrán «desde el lunes» a trabajar en un nuevo convenio que afecte al resto de los vecinos. Cuando el realojo termine, las administraciones tratarán de recuperar un «terreno muy degradado» no apto para uso residencial que forma parte del Parte Regional del Sureste.