La plaza Mayor, esta mañana, durante la Misa en honor a la Virgen de la Almudena
La plaza Mayor, esta mañana, durante la Misa en honor a la Virgen de la Almudena - EFE

Madrid renueva sus votos ante la Almudena

Carmena ha pedido que la capital siga siendo «refugio y protección» de los que piensan de una manera distinta

MADRIDActualizado:

La Plaza Mayor de Madrid ha sido testigo, este ventoso nueve de noviembre, de la renovación de los votos de la capital ante su patrona durante la Misa en honor a la Virgen de la Almudena. La alcaldesa Manuela Carmena ha pedido durante este acto que se repite anualmente desde 1646 que Madrid sea la ciudad de «la concordia y la universalidad», se sea «creyente o no». Esta tradición tiene su origen en las graves inundaciones que padecieron los madrileños en 1646 y de las que, gracias a la intercesión de la Virgen, se salvaron.

Antes de que el cardenal Osoro interviniera en su homilía a los madrileños, la regidora ha citado al Papa Francisco para hacer un llamamiento a la esperanza. Además ha pedido a la ciudadanía que muestre su compromiso con la cultura del «encuentro y la paz». Carmena ha insistido en que Madrid es una ciudad que da «la bienvenida con independencia del origen o la cultura» y que lleva en su identidad una «grandiosa universalidad». «Seguimos construyendo y soñando una ciudad que respire concordia, que cuide el medio ambiente y defienda a los más vulnerables», ha añadido. También ha pedido que la capital siga siendo «refugio y protección» de los que piensan de una manera distinta y de los «más vulnerables» dentro de una «convivencia en paz». Sus palabras a la patrona de Madrid han terminado con abucheos por parte de un reducido grupo de manifestantes de Europa Laica, situados en uno de los laterales de la Plaza Mayor.

En la festividad de la capital madrileña también ha habido referencias a la situación catalana ya que la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, ha pedido a la Virgen «unidad, concordia y sentido común» para que «en Cataluña y España las cosas vuelvan a funcionar». La líder del Ejecutivo regional ha acudido a la festividad portando la Medalla de Honor de la Cofradía de la Real e Ilustre Esclavitud y Santo Rosario de Santa María la Real de la Almudena que le fue impuesta en septiembre de 2015 por el arzobispo de Madrid, Carlos Osoro. En declaraciones a los medios, ha pedido «unidad entre todos para salir adelante para que en Cataluña se vuelva a recuperar el empleo y se cierre la brecha social creada». La consejera de Transportes, Vivienda e Infraestructuras, Rosalía Gonzalo, y el consejero de Cultura, Turismo y Deportes, Jaime de los Santos han estado presentes durante la homilía junto con otros representantes municipales y regionales como Javier Barbero (delegado del Área de Gobierno de Salud, Seguridad y Emergencias) o Paloma Adrados (presidenta de la Asamblea de Madrid).

«María, causa de nuestra alegría»

Engalanada por un altar y bajo el lema «María, causa de nuestra alegría», la Plaza Mayor estaba repleta de madrileños a pesar del viento y el frío que, por fin ha llegado a la capital. El cardenal Osoro ha presidido la eucaristía en honor a la Almudena apelando a la belleza de la imagen de la Virgen para la Iglesia. En sus palabras ha propuesto «a todos los madrileños y a todos los hombres y mujeres de buena voluntad» que se acerquen a la catedral de Madrid para admirar y contemplar la imagen de la Almudena para acoger «la propuesta que nos hace el Señor a través de Ella».

«Santa María de la Almudena, danos tu mirada, abraza nuestros pies y toca nuestro corazón», ha enunciado tras reflexionar sobre tres aspectos de la imagen de la Virgen, claves para el cardenal Osoro: la mirada de María –«que alcanza toda la realidad humana y actúa a favor de todos», ha dicho–; la mano derecha de María –«abrazando los pies del Señor, de un Dios que quiere entrar por todos los caminos por donde transitan los hombres», ha proseguido–; y la mano izquierda de María –«que toca el corazón de Cristo», ha concluido–.

«Haz que los que creemos en tu Hijo caminemos como Él. Y que quienes, por los motivos que fuere, no creen, viendo a tus hijos se pregunten: ¿por qué nos miran como hermanos? ¿Por qué entran en todos los caminos? ¿Por qué tiene un corazón en el que caben todos los hombres? ¿Por qué?», ha expresado Osoro, antes de que arrancarra la procesión que ha conducido de vuelta a la catedral a la imagen de La Almudena por las calles del centro.