Ciudad Lineal

La madre del presunto pederasta dice que las llaves del «piso de los horrores» las tenía siempre ella

«Es imposible que dijera a la Policía que se las dejé a mi hijo el 10 de abril», fecha de una de las supuestas agresiones en la vivienda

Vídeo: La madre de Antonio Ortiz se contradice - ATLAS

La madre del presunto pederasta de Ciudad Lineal, Antonio Ortiz, al que se juzga en la Sección Séptima de la Audiencia Provincial, acusado de cuatro delitos de abusos sexuales y otras tantas retenciones ilegales ha declarado durante una hora desde Málaga, en donde reside ahora, por videoconferencia Tras subrayar que no recuerda fechas, María Dolores M. R., ha precisado que del denominado «piso de los horrores», situado en la calle de Santa Virgilia, en donde Ortiz habría cometido dos agresiones sexuales, había tres juegos de llaves y que su hijo no tenía acceso a ellas. «Unas las tenía el portero, otras estaban en la caja fuerte y las otras las tenía siempre yo en mí llavero».

En este sentido, María Dolores ha precisado que se las dejó muy pocas ocasiones para que llevara algún objeto pesado al inmueble cuando acabaron las obras, ya que se iban a trasladar en octubre de 2014. «Yo empecé a llevar cosas a partir de mayo o junio y el grueso en agosto, ha precisado. Normalmente se las dejaba al mediodía, dejaba las cosas y me las devolvía después de volver del gimnasio. Alguna vez las ha tenido más tiempo a partir de esas fechas porque yo no estaba o no me las podía entregar». Hasta ese inmueble habría llevado también a la víctima de origen chino de la que abusó el 17 de junio.

A preguntas del Ministerio Fiscal ha recalcado: «Es imposible que yo dijera a la Policía que se las di el 10 de abril», tarde en la que Ortiz llevó, presuntamente, a la menor española de 9 años raptada en el Parque de San Juan Bautista. De ella se encontraron numerosos restos biológicos y fue la que ofreció una descripción muy detallada de la vivienda. La pequeña dijo que durante el trayecto, el imputado hizo una parada en la que se supone fue a la casa de su madre, situada en la calle de Montearagón a por las llaves del «piso de los horrores».

«Hubiera firmado mi sentencia de muerte»

«Es imposible que yo dijera eso a la Policía. No lo tengo en los whatsApp con mi hijo. Estaba en un estado en el que no podía ni hablar. En shock y si me dicen que firme mi sentencia de muerte lo hago». Así ha rectificado sus manifestaciones en sede policial.

Además, la madre del presunto pederasta ha explicado que en esas fechas de abril había familia suya de fuera que habían venido a celebrar su santo y que salían todos juntos por la noche, incluido el procesado. «Lo sé por las fotos. En estos dos años he tenido tiempo de ver y recordar muchas cosas», ha indicado.

Otra de las contradicciones en las que ha incurrido ha sido la relacionada con el plástico que protegía el colchón del dormitorio en el que la Policía Científica halló sangre, una huella palmar de la menor española y semen de Ortiz, entre otros vestigios. «Esa superficie la he limpiado muchísimo porque, además de tener alergia al polvo, ponía encima mis cosas y ropa de mi hijo». Sin embargo, la empleada de hogar declaró que nunca se limpió y que cuando iba a ese piso había estaba lleno de enseres y no vacío hasta agosto, como ha sostenido María Dolores.

Por último, la madre de Ortiz ha negado tener Lorazepam u Orfidal en su casa, como declaró en su día. «Lo llevé a la farmacia para que no lo cogíamos mi hija. Me lo recetaron hace diez años para viajar en avión. Puede que quedará algo en mi mesita de noche a la que nadie tenía acceso, pero estaba caducado», ha aseverado. Como se recordará, Ortiz sedaba a sus víctimas con benzodiazepinas y luego las duchaba.

El acusado ha escuchado el testimonio de su madre sin pestañear y sin expresar emoción alguna.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios