Live Resort! El alcalde de Torres de la Alameda bendice su «Eurovegas»: «¿Qué preferimos, cereales o trabajo?»

Carlos Sáez, que considera que el proyecto es una «gran noticia» se reunirá próximamente con el grupo Cordish

El alcalde de Torres de la Alameda, Carlos Sáez, en los terrenos donde se ubicará el complejo
El alcalde de Torres de la Alameda, Carlos Sáez, en los terrenos donde se ubicará el complejo - DE SAN BERNARDO

En Torres de la Alameda, un pequeño municipio del Corredor del Henares (7.939 habitantes y 43,8 kilómetros cuadrados de superficie), ayer no se hablaba de otra cosa que del megacomplejo de ocio que el grupo estadounidense Cordish quiere construir en la zona. Ayuntamiento y vecinos recibieron con entusiasmo el proyecto, que supone, según el promotor, una inversión de 2.200 millones de euros y la creación de 56.443 puestos de trabajo: «Es una gran noticia para todos, significa desarrollo y empleo».

Live Resorts!, como será bautizado el complejo, fue presentado en el céntrico Hotel Palace, precedido por una confidencialidad extrema. La firma presidida por David Cordish, magnate, amigo y rival en los negocios del nuevo presidente de Estados Unidos, Donald Trump, avanzó los detalles de un mastodóntico proyecto de ocio, turismo y hostelería que revertirá, asegura la entidad, en un beneficio para la región de hasta 6.000 millones de euros en los cinco primeros años. Según sus cálculos, también atraerá a 676.764 nuevos turistas.

Lo cierto es que nadie lo esperaba. El alcalde de la localidad, Carlos Sáez (PSOE), fue el primer sorprendido por esta suerte de reproducción del fallido proyecto de Eurovegas. Tanto el Gobierno local como la Comunidad de Madrid conocieron el plan solo un día antes del anuncio. «Desde hace meses había movimiento, pero lo asocié a una antigua pretensión de instalar un centro logístico de transportes», explicó Sáez a ABC. Si bien no han trascendido las cifras del trasvase de los terrenos, desde el Consistorio aseguran que «han sido elevadas»: «Se ha adelantado el Gordo», bromeó el regidor.

A diferencia de Eurovegas, cuya sombra de sospecha estuvo presente inevitablemente, Live Resorts! dispone de suelo, se encuentra en plena tramitación de los permisos y licencias de obra, se compromete a respetar escrupulosamente el marco legal vigente y prevé destinar una parte mínima, un máximo del 10% de la superficie total, al área de juegos y casinos. Tanto Sáez como la presidenta de la Comunidad, Cristina Cifuentes, marcaron distancia con el proyecto de Sheldon Adelson. «No tiene nada que ver», dijo la jefa del Ejecutivo regional.

El espacio donde se ubicará el complejo, que será el más grande de Europa en su categoría, ocupa una superficie de 134 hectáreas, junto a la M-224, a apenas 6 kilómetros del casco urbano y a unos quince minutos del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. Su cercanía ha sido un elemento clave para su elección, así como los accesos por carretera (A-2, R-2, M30, M40 y R-3) y la previsible construcción de un apeadero de tren, que conectaría con la estación de Atocha en 10 minutos. El consejero delegado de Cordish Global Cities Entertainment, Joseph Weinberg, destacó estas particularidades para la elección del suelo y su comodidad respecto a las leyes españolas en la materia, principal escollo del caso Eurovegas. «La legislación actual es la adecuada», aseveró.

Con un tono contundente, Winberg trató de alejarse de la figura de Adelson y recalcó que la financiación será totalmente privada: «Ni precisamos ni queremos» subvenciones públicas. Al mismo tiempo, dejó abierta la entrada de otros socios privados (entre ellas, sociedades españolas) para sostener económicamente el proyecto.

Reunión inminente

La sociedad solicitó el pasado miércoles las autorizaciones pertinentes a la Comunidad. Antes, el Gobierno de Cifuentes debe convocar un concurso público por si un competidor decidide presentar un plan alternativo, proceso que puede extenderse cinco meses. Una vez que se otorguen las licencias, desde Cordish garantizan que el proyecto estará listo en un periodo de 18 a 24 meses tras la concesión de los permisos.

El alcalde del municipio, que calificó el proyecto como una «excelente noticia para toda la zona», adelantó que se sentará con el grupo inversor de forma inminente para conocer todos los detalles del complejo. No obstante, explicó que aún no sabe qué papel desempeñará el Ayuntamiento. «Es una zona con un potencial tremendo, todos deberíamos alegrarnos», declaró. A su juicio, Live Resorts! no será como Eurovegas y «sí saldrá adelante». «Hay que pensar qué es lo mejor, si unos campos de cereal o desarrollo y trabajo», indicó en alusión al uso actual del terreno. Desde el Gobierno regional indicaron que ya están estudiando las particularidades del proyecto y analizando su viabilidad. Cifuentes aventuró que, aún siendo «cautelosa», cree que el proyecto «tiene viabilidad».

«Es lo que necesitamos»

El revuelo en este pequeño y tranquilo municipio fue absoluta. La presencia de los periodistas centraba toda la atención en la plaza principal, con un deseo casi unánime de que el proyecto no se esfume. «Lo que vaya a ser me da un poco igual, lo importante es la cantidad de trabajos que va a traer al pueblo», valoraba Javier. Como él, los torresanos creen que es una «gran noticia que no se puede desaprovechar». No obstante, el fantasma de Eurovegas está demasiado presente. «Vale que es bueno, pero habrá que ver en qué condiciones vienen y que no nos quedemos con las ganas», consideraba Manuel, otro vecino.

Los más de 50.000 empleos es el gran atractivo, no solo por su influencia en Torres de la Alameda, sino en todos el Corredor del Henares. Ana, residente en Torrejón de Ardoz, cree que será «un impulso total en casi todos los sectores». La compañía hizo un guiño a la población local y adelantó que para la selección del personal aplicará la misma estrategia que en Estados Unidos, donde la «mayoría de sus empleados son locales». Weinberg invitó a los madrileños a presentar una solicitud para entrar en su futura escuela de formación.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios