Madrid

¿Una Chu Lina para el Zoo de Madrid?

El Zoo Aquarium de Madrid ha iniciado una votación para bautizar a la cría de oso panda nacida el pasado 30 de agosto

La cría de oso panda nacida el pasado 30 de agosto en el Zoo de Madrid
La cría de oso panda nacida el pasado 30 de agosto en el Zoo de Madrid - EFE
S. L. - @abc_madrid Madrid - Actualizado: Guardado en:

El Zoo Aquarium de Madrid busca nombre para la hembra de oso panda nacida el pasado 30 de agosto. Los internautas ya pueden votar, a través de la página de Facebook, cómo será bautizado el animal entre tres opciones: Hua Hua, Hua Bao o Chu Lina.

El nombre será un homenaje a Madrid como lugar de nacimiento del cachorro y al origen chino de sus padres, Hua Zui Ba y Bing Xing. Así, Hua Hua es un diminutivo o nombre cariñoso de Hua, «flor bonita o florecilla». Hua Bao, significa hijo o bebé de flor, en este caso, «bebé de Hua Zui Ba». El último, Chu Lina, es una propuesta popular en honor al mítico Chu Lin, el primer panda nacido por inseminación artificial en Occidente, en 1982, en el Zoo de Madrid. Su significado en chino es «tesoro entre bambúes».

La votación está abierta hasta el próximo 30 de noviembre, justo cuando se cumplen cien días desde su nacimiento, como manda la tradición china para su bautizo.

[Vota aquí para bautizar al nuevo panda del Zoo de Madrid]

Quienes se acerquen al Zoo podrán observar cómo duermen la madre y la cría en su dormitorio interior, donde descansan tranquilas estos primeros meses, a través de la pantalla instalada en el exterior de la pagoda de osos pandas. Mientras, los dos machos de la familia, el hermano mayor Xing Bao y el padre Bing Xing, reposan en las dependencias exteriores.

Crecimiento de la pequeña

La osezna ya ha abierto los ojos y crece bajo las atenciones de su madre. Dicen sus cuidadores que es una hembra «protestona» que siempre reclama a su madre. Rebosante de salud, ha ido ganando peso de forma progresiva a lo largo de sus 41 días de vida, pasando de los 180 gramos a los 2,34 kilogramos actuales.

La pequeña ha experimentado una fascinante transformación en apenas un mes y su aspecto rosa cubierto de lanugo blanco con el que nació ha dado paso a la pigmentación típicamente panda en orejas, ojos, comisura de los labios, patas y la marca negra que les atraviesa la espalda de un lado a otro. Tras cumplir su primer mes de vida, se alimenta de la leche materna cada 3-4 horas durante unos ocho minutos y a partir de los seis meses, comenzará a probar sus primeras hojas de bambú y gatear.

Las próximas navidades serán una fecha especial para los amantes de los pandas y todos aquellos que están deseando conocer a la pequeña, una vez que sea bautizada oficialmente, pasando a la historia de la institución madrileña como la primera hembra de panda y la quinta de su especie nacida en Madrid. Todos los amantes de los pandas que no tengan la oportunidad de visitar el parque madrileño, también podrán seguir la evolución semanal de la cría a través del blog del Zoo y su página oficial de Facebook.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios