La expresidenta en la Asamblea, con documentos del máster - Ángel de Antonio
«Mastergate»

La juez, a la nueva imputada: «Calificó a alumnos que no asistieron al curso de Cifuentes»

A la docente López de los Mozos, presidenta del TFM, le atribuye un supuesto delito de prevaricación administrativa

MadridActualizado:

La titular del Juzgado de Instrucción número 51 de Madrid, Carmen Rodríguez-Medel, que instruye la causa del «mastergate» por presunta falsedad documental, cambió ayer la condición procesal de testigo a imputada de la profesora de la Universidad Rey Juan Carlos (URJC), Alicia López de los Mozos. La docente habría presidido el tribunal del famoso Trabajo de Fin de Máster (TFM) de la expresidenta regional, Cristina Cifuentes. Un trabajo que pondría fin al curso de postgrado de Derecho Público del Estado Autonómico que la expolítica habría realizado en la sede del campus de Vicálvaro y que, a día de hoy, sigue sin aparecer.

López de los Mozos
López de los Mozos- ABC

López de los Mozos fue la primera en comparecer a las nueve de la mañana. Inauguró la tanda de los siete citados. Sin embargo, en un momento dado, la magistrada la interrumpió para comunicarle que, a tenor de lo expresado por ella, pasaba de ser testigo a ser investigada (imputada). Rodríguez-Medel suspendió su testimonio para no vulnerar su derecho a la legítima defensa, dado que no iba acompañada de un abogado.

La juez le atribuye un presunto delito de prevaricación administrativa que se traduce en que, supuestamente, la docente se «avino a calificar a alumnos que no habían cursado el máster», el mismo que realizó Cifuentes, según precisaron fuentes jurídicas.

Contradicciones

López de los Mozos declaró el pasado 5 de abril ante la Policía y denunció que no formó parte del tribunal que evaluó a la expresidenta y, por tanto, no firmó el TFM de Derecho Público ni autorizó a nadie a hacerlo, por lo que su rúbrica había sido falsificada. Dicha versión no se corresponde con la que ofreció la URJC al destaparse el caso, cuando esta facilitó al equipo de gobierno de la Comunidad el acta como prueba que acreditaba que Cifuentes realizó el máster en la que figuraba la ahora imputada como presidenta. Fue el 21 de marzo cuando el documento se hizo público a los medios.

Se da la circunstancia de que esta imputada es la secretaria del Instituto de Derecho Público encargada de impartir el polémico máster.

Ya hay cuatro investigados el director del máster, dos profesoras del tribunal y la funcionaria que habría cambiado las notas

Ante la titular del Juzgado de instrucción número 51 declararon las otras dos integrantes del supuesto tribunal evaluador, Clara Souto, que ejerció de vocal, y Cecilia Rosado, de secretaria, esta en calidad d e imputada. Es la única profesora cuya firma no aparece falsificada en el acta del TFM. Llegó a las 16.10 horas y declaró durante dos horas.

También compareció Amalia Calonge, la funcionaria que, supuestamente, habría cambiado las notas de dos asignaturas de Cifuentes. De este modo, de no presentada pasó a figurar con un notable. Al parecer, esta empleada lo habría hecho siguiendo las instrucciones de un profesor del máster. Se trata de la persona que aparece en una foto con Cifuentes. Visiblemente desmejorada eludió hacer declaraciones, como el resto de investigados.

También testificaron Sergio Pulido, marido de López de los Mozos, Pilar Trinidad Núñez jefe de inspección de Servicios de la URJC y responsable de la investigación interna sobre el «mastergate» y el encargado de Estudios, José Antonio Lobato.

La titular del Juzgado número 51 comenzó la investigación a raíz de la denuncia de la catedrática de la Universidad de Salamanca, Ángela Figueruelo, cuya firma habría sido falsificada en al acta de convalidación de notas. Las declaraciones proseguirán el 6 de junio con la del director del polémico máster, Enrique Álvarez Conde.