Sucesos

Dos homicidios en una tarde negra en la región

Una mujer muere acuchillada en la calle, junto a su acompañante, herido muy grave, en Tetuán. En Villaviciosa hallan un cadáver con traumatismos en la cabeza y heridas incisas

Tarde aciaga la de ayer en la región que completó una jornada muy negra. Con apenas dos horas de diferencia, un doble apuñalamiento en el distrito de Tetuán acabó con una mujer muerta y su acompañante herido muy grave. Y, a varios kilómetros de ahí, en Villaviciosa de Odón, un vecino halló el cadáver de un hombre de unos 60 años, con el rostro lleno de golpes y envuelto en sangre y traumatismos en la cabeza.

El último suceso tuvo por escenario la capital, en él, una mujer de 32 años perdía la vida de una certera cuchillada en el abdomen cuando paseaba tranquilamente por la calle de Bravo Murillo esquina a Francos Rodríguez. Su acompañante, un hombre de 42, resultó herido muy grave, tras ser apuñalado en la misma zona y en la cabeza, donde tenía una herida muy profunda.

Los hechos ocurrieron sobre las 21.30 horas cuando ambos fueron abordados por un individuo quien les atacó y se dio a la fuga por causas que se desconocen, precisaron fuentes policiales. Ella, natural de Nicaragua, entró en parada cardiorrespiratoria y los sanitarios del Samur, que se desplazaron de inmediato, no pudieron revertirla. El hombre, cuya nacionalidad se ignoraba al cierre de esta edición, fue evacuado hasta el Hospital de La Paz para ser operado de urgencia.

Cadáver de la mujer asesinada en Bravo Murillo
Cadáver de la mujer asesinada en Bravo Murillo- Óscar del Pozo

La jornada negra de ayer tuvo otro escenario: Villaviciosa de Odón, donde un vecino halló el cadáver de un hombre de unos 60 años con signos de violencia. Según todos los indicios y a falta del resultado de la autopsia, que le será practicada hoy, todo apunta a un homicidio. Tenía numerosos traumatismos y contusiones en el rostro y en la cabeza, así como heridas incisas y estaba cubierto de sangre. A las 19.33 horas el teléfono de Emergencias 112 recibía la llamada de una persona alertando del suceso. Por su estado, la muerte se había producido hacía poco tiempo.

El cadáver se encontraba debajo de un puente, en los márgenes del río Guadarrama, en concreto, en el kilómetro 12 de la M-501. La Guardia Civil se ha hecho cargo del caso para esclarecer lo ocurrido.

Tres muertes violentas en nueve horas

Pero el día aciago en cuanto a muertes violentas se refiere comenzó al mediodía cuando en Móstoles un hombre de 46 años perdía la vida tras recibir, al menos, dos disparos en la cabeza cuando salía de un garaje situado en el número 59 de la calle de Las Palmas. Un sicario le esperaba, se acercó a la ventanilla del vehículo que conducía, apretó el gatillo y se marchó a pie. Luego se subió a un vehículo y se dio a la fuga. La víctima es de etnia gitana y la Policía atribuye lo ocurrido, en principio, a un ajuste de cuentas. De corroborarse que el caso del hombre de Villaviciosa es un homicidio, ayer se produjeron en la Comunidad tres muertes violentas en apenas nueve horas, un extremo que hacía mucho tiempo que no ocurría. El triple crimen en un despacho de abogados de Usera del pasado 22 de junio fue un episodio insólito.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios