Madrid

Las fotos de menores que delataron al «Hermano Pedro»

Era docente en el colegio Nuestra Señora de las Maravillas de Madrid y fue detenido en dos ocasiones en los últimos dos meses

El «Hermano Pedro» y la fachada del colegio Nuestra Señora de las Maravillas
El «Hermano Pedro» y la fachada del colegio Nuestra Señora de las Maravillas - ABC.ES

Un religioso perteneciente a la Institución de los Hermanos de las Escuelas Cristianas —La Salle— permanece ingresado en la prisión de Soto del Real después de que la Guardia Civil lo detuviera el pasado jueves por segunda vez en poco más de un mes. Según confirmó Carlos Monguilot Agustí, su abogado defensor, a este diario, sobre Pedro Antonio Ramos Lominchar, el religioso en cuestión, pesa una acusación por «corrupción de menores» y su estancia en la cárcel se debe a que el juez considera que existe «riesgo de reiteración delictiva», en virtud de«cierto material fotográfico que han encontrado y que supuestamente sería de él», detalla el abogado.

Pero antes de entrar en prisión de manera provisional, el religioso, que era docente en el colegio Nuestra Señora de las Maravillas, fue detenido hasta en dos ocasiones en los últimos dos meses. La primera de ellas, el pasado 28 de agosto en el Aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas. Entonces el encarcelado, que se había desvinculado como docente del centro a final de curso para continuar con su formación como profesor, fue arrestado por la Guardia Civil al regresar de un viaje a la India con antiguos alumnos de este centro. Tras el arresto, el detenido prestó declaración voluntariamente y negó cualquier tipo de conducta delictiva, algo que repitió después de ser detenido antes de ingresar en Soto del Real. «Lo ha negado absolutamente, no ha reconocido ningún delito de corrupción de menores ni nada parecido», asegura su abogado, quien anticipa un recurso ante la Audiencia Provincial.

Especialista en internet

«El Hermano Pedro», como le conocían en el ámbito académico, tiene 40 años, era coordinador pedagógico de Educación Infantil y Primaria y, además, el responsable del departamento de Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) del colegio que, al ser informado de las dos detenciones, remitió a las familias sendas misivas explicándoles la situación. «La institución aboga por la transparencia y lo que evidentemente nos mueve es el interés de velar por la protección de los menores, que son lo más preciado», recalca Isabel Llauger, responsable de Relaciones Institucionales tanto de La Salle como del Colegio Maravillas, quien también desmiente que la primera detención, en el aeropuerto tras regresar de la India, se produjera por algún hecho acaecido durante aquel viaje. «No tuvo nada que ver», subraya la portavoz. Menos claro está si ha habido una denuncia o varias y quién las ha interpuesto. «El colegio no ha denunciado», responde Llauger, quien reconoce que allí no tienen constancia de que la denuncia provenga, tampoco, de los padres de algún alumno. Monguilot, por su parte, tampoco concreta detalles: «No lo puedo decir, quiero ser muy discreto con este tema por respeto al juez».

Sin embargo, el abogado defensor sí reconoce que, en los momentos en los que «el Hermano Pedro» realizó sus declaraciones ante la Justicia, la instrucción y la investigación del caso se encontraban en un punto muy incipiente. «Aquel día se le tomó declaración pero el sumario estaba instruyéndose desde hace un par de meses», manifiesta Monguilot. De igual modo, el jurista ha adelantado que, con la información que posee y en virtud también del título de la imputación sobre su cliente, «no se habla de abuso», aunque al religioso sí que se le achaque la corrupción de menores.

Precisamente, y pese a haberse desvinculado del colegio Nuestra Señora de las Maravillas el pasado día 1 de julio cuando, según un documento al que ha tenido acceso ABC, un representante de La Salle firmó su traslado desde el centro educativo hasta la Comunidad de la Casa Provincial de Aravaca, también en Madrid, la desconexión no se produjo de forma efectiva hasta más tarde. Según reconoce la portavoz del colegio, «el Hermano Pedro» ha estado vinculado con las actividades del centro durante el periodo de vacaciones». Así se explica que, durante la primera quincena del mes de julio, el docente, pese a haberse despedido a final de curso del resto de profesores y alumnos, acudiera a unas convivencias que el colegio celebra anualmente en la localidad de Collado Villalba. Allí acudieron niños de Educación Primaria y, como reconoce Llauget, «él estuvo allí».

Los padres, «tranquilos»

Los padres de los alumnos se mostraron ayer «tranquilos» tras conocer su ingreso en prisión. «Cuando la Guardia Civil actúa es por algo», comentó alguno de los progenitores a las puertas del centro privado. Sin embargo, aseguraron desconocer los «motivos exactos» de su detención. «El colegio nos informó en verano con un comunicado y, esta mañana, hemos recibido otro diciendo que estaba ya en la cárcel. No sabemos más», explicaron.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios