Madrid

La exvicealcaldesa de Fuenlabrada condenada por malversación dejará el acta a fin de año

Una vez que haya pasado el último pleno de 2016, en el que se aprueban los presupuestos del próximo ejercicio

La segunda teniente de alcalde de Fuenlabrada, Teresa Fernández
La segunda teniente de alcalde de Fuenlabrada, Teresa Fernández - DE SAN BERNARDO

La segunda teniente de alcalde del Ayuntamiento de Fuenlabrada, Teresa Fernández, de IU-CM, que presentó ayer su dimisión después de que un jurado popular la declarara el pasado lunes culpable de malversación de fondos por encargar una obra en su domicilio a un funcionario, dejará su acta a final de año. De esta forma, salva el último pleno del ejercicio, en el que se aprueban los presupuestos para el año próximo.

La acusada, que ha sido condenada a un año de cárcel y a una multa de 900 euros, según Ep, manifestó que se marchaba «para no dañar el pacto de Gobierno» entre su formación y el PSOE y «no dar excusas a los enemigos de la izquierda». El alcalde de la ciudad, el socialista Manuel Robles, indicó en otro acto que ya había cesado a Fernández, le agradeció su trabajo y también que haya anunciado que entregará el acta.

Su puesto será cubierto por la persona que determine IU-CM

Su puesto será cubierto por la persona que determine IU-CM, pero hasta que tome posesión el nuevo edil, asumirá sus competencias el primer teniente de alcalde, Javier Ayala.

Los hechos se remontan a junio de 2012, cuando el PP de la citada localidad denunció a Fernández, que entonces era la vicealcaldesa, por una presunta malversación de fondos y caudales públicos, al haber utilizado a un operario del Ayuntamiento para una reforma de su chalé. Dos concejales populares sorprendieron a un trabajador municipal y otra persona reparando la fachada de la vivienda de Fernández, y dieron aviso a la Policía Municipal, que se personó en el lugar de los hechos y comprobó que pertenecían a la Concejalía de Sostenibilidad, Obras Públicas, Mantenimiento Urbano y Edificios Públicos.

Jurado popular

La denuncia llevó a Teresa Fernández ante el juez, que abrió juicio oral contra ella en enero de 2015. En noviembre del pasado año fue citada al banquillo de los acusados, y un jurado popular la declaró culpable el lunes pasado, en el juicio que se celebró en la Sección 23 de la Audiencia Provincial de Madrid. La sentencia declara culpable a la teniente de alcalde, y también a un funcionario municipal y al asesor de la Concejalía de sostenibilidad y Obras.

La Audiencia Provincial impone a los tres acusados una pena para cada uno de un año de cárcel, y a la segunda teniente de alcalde multa de 900 euros, y además se les inhabilita para el empleo o cargo público por un plazo de un año. En el fallo, se da por acreditado que se utilizaron «medios públicos, tanto materiales como humanos, para realizar una serie de obras en los muros exteriores de la vivienda particular en la que vivía» la entonces vicealcaldesa.

«Manipulación política»

Durante el juicio, la acusada ha tachado la acusación del PP de una «manipulación política». Las obras por las que se ha desatado la polémica tenían un importe, según la sentencia, de 179,12 euros, cantidad que han abonado los acusados al Ayuntamiento.

En rueda de prensa, Fernández explicó su renuncia en el hecho de que no quiere «dar excusas a los enemigos de la izquierda» manteniéndose en el Ejecutivo local, ni tampoco hacer daño al pacto de gobierno que su formación mantiene con el PSOE.

Sergio López (PP) criticó la «dimisión en diferido» de la edil, que debió llegar «cuando se le abrió juicio oral»

El portavoz del PP en el Ayuntamiento de Fuenlabrada, Sergio López, criticó la «dimisión en diferido» que debió llegar «cuando se le abrió juicio oral», aunque en todo caso, afirmó, «más vale tarde que nunca».

Criticó cómo «teniendo un juicio oral abierto volvieron a meterla en el Gobierno» al inicio de la legislatura, lo que consideró «falta de valentía», una denuncia en la que coincidió con el grupo Ganar Fuenlabrada.

Por último, López censuró que los presupuestos municipales se aprueben con «el voto de una corrupta dentro o fuera del Gobierno» que «ensucia el nombre de la ciudad» y que por ello había transmitido al propio alcalde que su formación sería «lo suficientemente responsable» y no «bloquearía esta ciudad».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios