Una mujer mira la entrada del hotel All In, cerrado en Aranjuez
Una mujer mira la entrada del hotel All In, cerrado en Aranjuez - FOTOS: JAIME GARCÍA

Estafa en Aranjuez: el cierre sorpresa de un hotel deja en la calle a clientes y trabajadores

La sociedad gestora del All In, Million Business S. L., debe 135.000 euros a la propiedad por impagos desde hace un año

La empresa adeuda 300.000 euros más por la explotación de otro hotel en la capital, acusados de apropiación indebida

MadridActualizado:

Lo que iba a ser el broche a la boda de Cristina y Jaime en Aranjuez ha descubierto una estafa de miles de euros. Las 40 habitaciones pagadas por los novios para julio, así como las de otros huéspedes y el finiquito de los empleados, están en el aire por el cierre sorpresa y sin previo aviso del Hotel All In esta semana. Estos perjuicios, sin embargo, solo son la punta del iceberg: la sociedad que explotaba el inmueble, A Million Business S.L., debe a la propiedad 135.000 euros por impagos desde hace un año. Nada nuevo, pues a esta cifra hay que sumar otros 300.000 euros adeudados a los dueños de otro hotel en Madrid capital.

El personal de este hotel, ubicado frente a la plaza de toros de este histórico municipio, se encontró el pasado lunes con que su lugar de trabajo echaba el cierre sin explicación, finiquito o carta de despido. El único aviso era un escueto cartel en la entrada del establecimiento: «Cerrado por obras hasta nuevo aviso. Disculpen las molestias». Fuentes del Ayuntamiento de Aranjuez, sin embargo, aseguran a ABC que no existe ninguna solicitud de reforma o trámite de licencia para este inmueble

El aviso no es más que una argucia, una cortina de humo para ganar tiempo y ocultar lo que realmente sucede. La sociedad A Million Business está ahogada por las deudas y hace meses que no paga el alquiler. La defensa legal de los propietarios del edificio detalla a este diario que en octubre denunciaron los hechos después de meses de impagos. El Juzgado de Primera Instancia número 1 de Aranjuez fijó el juicio para 12 de marzo –anteayer– y el desahucio para el 9 de mayo, pero los acusados no se presentaron y entregaron las llaves el lunes pasado.

«Los pagos por el arrendamiento se retrasaron desde el principio, pero en enero de 2017 dejaron de pagar. Tras enviar un burofax de requerimiento de pago y advertencia de desahucio, abonaron las mensualidades de enero a abril», explica la abogada; y añade: «El hotel funcionaba y era rentable, por lo que se mantuvo la esperanza de cobrar, hasta que en octubre nos enteramos de que el otro hotel que tenía había cerrado por deudas; ahí se encienden las alarmas y planteamos la demanda».

La propiedad firmó un contrato de arrendamiento con derecho a compra con A Million Business en marzo de 2016, con Jorge S. R. y Rogelio M. H. como administradores mancomunados. Aunque este periódico ha intentado en numerosas ocasiones contar con una explicación de los presuntos estafadores, no ha habido respuesta.

«Se lo llevaron todo»

El establecimiento al que la abogada hace referencia es el Hotel Suites Feria de Madrid. Este, en funcionamiento en la capital, era gestionado por la misma sociedad hasta que, el pasado 4 de julio, fueron desahuciados por la misma cuestión: debían más de 180.000 euros por el alquiler. Así, la propiedad tiene abiertos dos procesos contra A Million Business, uno por estos impagos y otro por apropiación indebida, a falta de que arranque el juicio.

La segunda cuestión se debe a que el día del lanzamiento comprobaron que el inquilino se había marchado, pero con todo el mobiliario y las pertenencias del hotel, que no eran suyas. «Se llevaron todo, no dejaron ni el cenador», dice uno de los que trabajaban para esta empresa, que ahora se ha hecho cargo del establecimiento. Los dueños, que reclaman otros 120.000 euros por estos muebles –además de daños y perjuicios–, estudian además plantear otra querella por un delito de estafa.

Lo cierto es que los negocios de esta empresa, que extrañamente señala su actividad como «producción cinematográfica y de vídeo», son una sucesión de irregularidades y sospechas. Los dueños del Suites Feria de Madrid han presentado ante el juez pruebas de que el material de terraza que se llevaron en verano está en un bar de la capital, el «By the way», en la calle de Josefa Valcárcel, cerca de Arturo Soria. No solo eso, junto al All In también montaron una sidrería que ya ha sido cerrada. «Ahí también pusieron un cartel de que había obras, pero un día vinieron unos camiones que se lo llevaron todo y hasta hoy», relata el responsable de un comercio próximo.

Cientos de afectados

Al daño patrimonial hay que sumar el perjuicio ocasionado no solo en los trabajadores de ambos hoteles –a los que aún se les deben nóminas del verano pasado–, sino de los huéspedes. Dos ejemplos sintetizan los enormes trastornos, sobre todo económicos, ocasionados por A Million Business.

La pareja de novios, que se casan el próximo mes de julio, reservó y pagó 40 habitaciones por un valor medio de 70 euros (2.800 euros en total), sin la certeza de que vayan a recuperarlo. «Nos hemos enterado por casualidad, porque un amigo fue a Aranjuez y vio a los trabajadores protestando; es una putada y un gasto que por supuesto no esperábamos», señala Cristina. Sin contacto con los responsables de este desfalco, preparan una denuncia y han pedido al banco el reembolso del importe abonado, algo que en el mejor de los casos no llegará hasta la fecha del enlace, cuando se corrobore que el servicio contratado no se prestó.

Otro ejemplo es una pareja de gallegos que, con las maletas en la mano, se encontraron con las puertas cerradas. También decenas de agencias de viajes, sorprendidas fatalmente. La plataforma Booking, intermediaria hotelera que trabajaba con el All In, reconoce la incidencia y asegura a este periódico que reubicarán a sus clientes afectados en otros hoteles.