Madrid

Espinar ya piensa en el relevo de José Manuel López como portavoz en la Asamblea de Madrid

El nuevo secretario general anticipó ayer que «se abre un nuevo tiempo en el que algunas responsabilidades van a cambiar». Si logra su proposito de sustituirlo, Lorena Ruiz Huerta o Isabel Serra se perfilan como sustitutas.

López mira de reojo a Espinar durante una sesión de la Asamblea de Madrid
López mira de reojo a Espinar durante una sesión de la Asamblea de Madrid - DE SAN BERNARDO

Todo en Ramón Espinar desprendía un aire conciliador en la tarde de ayer. Comparecía rodeado de su equipo como nuevo secretario general de Podemos en la Comunidad de Madrid. Hubo buenas palabras para Rita Maestre e hizo un discurso en clave interna para «integrar» a los derrotados.

Espinar defendió el papel que Rita Maestre debe jugar en el futuro de Podemos y se comprometía a hablar con ella la próxima semana para buscar fórmulas que permitan la integración de la candidatura derrotada. «Vamos a apostar por la generosidad para integrar a quienes no han obtenido el apoyo mayoritario». Aunque el nuevo líder se cuidó mucho en dejar claro que «en Podemos Comunidad de Madrid hay una nueva mayoría».

Su tono solo se turbó cuando se le preguntó por si era su intención relevar a José Manuel López como portavoz en la Asamblea de Madrid. El nuevo secretario general del partido en la región ya ha decidido que no mantenga el puesto. Pero habrá que esperar unos días. En este caso la generosidad no parece estar entre sus planes, y a López le dedicó las únicas palabras gruesas y agrias de su intervención. Le emplazó también a una conversación en los próximos días para ver «en qué posición se encuetra después de la derrota. Tendrá que dar su opinión». La estrategia de la nueva dirección es forzar su renuncia.

Por si acaso, Espinar dejó claro al ser preguntado por este asunto su voluntad de introducir modificaciones. Aunque recordó que la decisión no le corresponde solo a él ni al nuevo consejo ciudadano sino también al grupo parlamentario. Pero su intención es clara: «Se abre un nuevo tiempo en el que algunas responsabilidades van a cambiar».

¿Quién le sustituiría?

Se había especulado con la intención de que fuese el propio Espinar quien requiriese para sí la portavocía en la Asamblea, pero la pasada semana el nuevo secretario general aseguraba al ser preguntado que «no creo que lo vaya a ser». En una respuesta que fue el primer reconocimiento público de que el puesto estaba en juego.

Pero desde la dirección de Podemos se asegura que Espinar prefiere mantener la dimensión estatal que le otorga el cargo de portavoz en el Senado, rango que ocupa por designación autonómica. Las posibles sustitutas de José Manuel López están muy claras. La opción más probable es Lorena Ruiz Huerta, pero tampoco se descarta el nombre de Isabel Serra. Tanto desde Juntas Podemos, la candidatura de Espinar, como desde Adelante Podemos, la lista de Rita Maestre en la que se integraba José Manuel López se apunta en esa dirección.

Ruiz Huerta es uno de los principales apoyos de Espinar y ya es actualmente portavoz adjunta en la Asamblea de Madrid. Todo apunta a ella, pero Serra tiene importantes avales detrás.En primer lugar ha sido la representante principal del colectivo anticapitalista que a través del proyecto Reinicia Podemos pactó una candidatura conjunta con Espinar. Aunque ninguno de los dos reconocieron ningún pacto de reparto de cargos éste podría tener sentido si Espinar va a acumular el liderazgo en el partido y la portavocía en el Senado. Además, los anticapitalistas han sido fundamentales para que Espinar pudiese ganar, ya que Rita Maestre consiguió llegar hasta el 43% del voto. No en vano, Serra ha sido la candidata más votada de todos los consejeros ciudadanos con 13.774 votos. Más incluso de los que cosechó Espinar en el duelo por la secretaría general (13.686 votos). Lorena Ruiz Huerta fue la segunda consejero más votada con 11.799 votos por detrás de Serra.

Mientras que precisamente José Manuel López fue el tercero más votado con 13.774 votos. Es una persona muy apreciada entre los suyos, que van a pelear por su continuidad. Otra cosa es que sea el mismo quien no quiera estar bajo la dirección de Espinar. El paraguas de Íñigo Errejón ya le salvó hace meses, pero ahora la lluvia arrecia con mucha más fuerza.

Falta de sintonía

En este proceso José Manuel López y Ramón Espinar han dejado clara su falta de sintonía. Fue el todavía portavoz quien se comportó de un modo más distante con el ahora secretario general cuando se conoció el escándalo de su piso al asegurar que era una información que afectaba al partido: «Perjudica mucho, sobre todo al proyecto de Podemos, a todos», fueron sus primeras reacciones.

Fueon precisamente Serra y Ruiz Huerta quienes le contestaron asegurando que debía habérsele «malinterpretado» porque de lo contrario estaría diciendo que Espinar era un problema para Podemos. La portavoz adjunta fue muy contundente: «Las declaraciones de hoy de José Manuel en otro sentido sólo pueden ser erróneas o mal interpretadas, porque no creo que esté insinuando que Ramón perjudica a Podemos. Solo podría hacerlo por intereses propios, así que tendrá que aclararlo».

El desmarque de López respecto al discurso oficial con el caso, centrado en presentarlo como una conspiración del poder político y económico, provocó muchísimo malestar. Hasta la jefa de gabinete de Pablo Iglesias y portavoz adjunta en el Congreso manifestó su desaprobación en los mismos términos.

La próxima semana será clave para conocer si finalmente abandona sus responsabilidades y quién lo susituye, o si el esfuerzo de integración que Maestre ha demandado y Espinar ha aceptado es capaz de mantenerlo en el puesto. Pocos confían en su continuidad mientras en su entorno se aventuran «tiempos difíciles».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios