Madrid

Un encargo de 1,2 millones de euros salva la Real Fábrica de Tapices

Es la mayor encomienda recibida en 200 años y corre a cargo del Gobierno de Sajonia (Alemania). Además el Patronato inyectará en 2017 subvenciones por 1,5 millones de euros

Unos trabajadores afanados en la elaboración de un tapiz
Unos trabajadores afanados en la elaboración de un tapiz - MAYA BALANYA

La Real Fábrica de Tapices ha vuelto a nacer en 2016, y eso que fue fundada en el año 1720. Después de sobrevivir a múltiples monarcas, guerras y otros avatares, la crisis económica le asestó un golpe certero que casi acaba con una trayectoria centenaria. «Pasamos de tener encargos de las instituciones por valor de 2 millones de euros a cero, en total», reconoce Alejandro Klecker, administrador general de la fábrica, donde están de enhorabuena después conseguir un encargo del Gobierno de Sajonia (Alemania) por valor de 1,2 millones de euros.

Con esta encomienda, la Real Fábrica tendrá que restaurar un total de 32 tapices, todos ellos destruidos como consecuencia de los bombardeos sufridos por la ciudad de Dresde durante la Segunda Guerra Mundial. De hecho se trata del mayor encargo recibido por la factoria en 200 años tras ganar un concurso internacional gracias al buen hacer de sus trabajadores.

Millón y medio de euros

«Es un proyecto especialmente bonito», reconoce la concejal de Cultura del Ayuntamiento de Madrid, Celia Mayer, quien también ha especificado que las instituciones públicas que forman el Patronato de la Real Fábrica de Tapices (Consistorio, Comunidad de Madrid y Gobierno central) destinarán, a partes iguales, una subvención de 1,5 millones de euros —500.000 euros cada uno— para el presupuesto de 2017.

Con esta inyección económica se pretende continuar con la senda de recuperación que experimenta la Real Fábrica en los últimos años, después de llegar, incluso y según reconoce Klecker, a adeudar «10 nóminas a los trabajadores». «Esto ya está subsanado», puntualiza el gestor de una entidad cuya deuda actual —que llegó a alcanzar los 6,3 millones de euros— se sitúa en los 4,7 millones.

Más trabajadores

Si la situación hace unos años para el personal era muy delicada, desde la fábrica destacan que actualmente allí trabajan 36 personas. Parte de ellas se encuentran afanadas en la confección de un tapiz de 21 metros cuadrados de extensión que representa la masacre de Sabra y Chatila encargado por la comunidad libanesa de Londres. Mientras tanto, otra parte de la plantilla, que se podría ampliar hasta los 60 trabajadores a final de año, se dedica a la restauración y elaboración de alfombras otra de las actividades de la factoría.

«Si alguien desconoce los tapices, esos son los españoles», lamenta Klecker, quien argumenta que, lejos de nuestras fronteras, su trabajo está mucho más reconocido. «El 50% de nuestras visitas es de gente extranjera, de hecho justo hoy tenemos una visita con 20 directores de museos de Estados Unidos», ahonda el administrador general de la Real Fábrica que, aunque en pleno siglo XXI y rodeado de ordenadores, tablets y procesos de fabricación automatizados, representa un reducto que homenajea, mañana tras mañana, a las elaboraciones artesanales.

Nuevos proyectos

Además de fabricar tapices, la Fábrica va a participar en diversas exposiciones a lo largo de la geografía española, entre las que destaca «Hilos de Modernidad», que se inaugurará en Badajoz a finales de mes, además de las que tendrán lugar en el Parador de Sigüenza, donde se exhibirán ocho tapices restaurados.

En enero, en la capital, la Real Fábrica abrirá sus fondos de la colección de «cartones», que firman autores tan prestigiosos como Francisco de Goya, Juan Gris o Vaquero Turcios, y que nunca antes habían sido expuestos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios