Madrid

Detenido un matrimonio chino por explotar sexualmente a mujeres de su país

La investigación comenzó con una llamada anónima en la que se alertaba de la existencia de una piso en Coslada donde había varias mujeres asiáticas que podrían estar siendo obligadas a ejercer la prostitución

EP Madrd - Actualizado: Guardado en:

La Policía Nacional ha detenido a un matrimonio de origen chino que se dedicaba a captar mujeres de su misma nacionalidad en su país de origen para explotarlas sexualmente en España.

Una vez en nuestro país, según informa la Dirección Nacional de Policía, la pareja trasladaba a las mujeres hasta un domicilio de Coslada, en el que las obligaban a ejercer la prostitución hasta saldar la deuda contraída.

La investigación se inició a raíz de una llamada anónima recibida a través de la línea telefónica 900 10 50 90, en la que se alertaba de la existencia de una piso en la localidad madrileña de Coslada en el que había varias mujeres de origen chino que parecían estar siendo obligadas a ejercer la prostitución.

Los agentes comprobaron «inmediatamente» la veracidad de los datos facilitados por el denunciante, llegando hasta el inmueble indicado en el que residía un matrimonio de ciudadanos de origen chino.

Control del proceso

La pareja realizaba «todas las fases» del proceso de trata y explotación de las mujeres, siendo ellos mismos los que se encargaban de captar víctimas en China, así como de gestionar todos los detalles relativos a su viaje a España, donde eran conducidas hasta un piso de Coslada.

Una vez en dicho domicilio, también los detenidos se encargaban de controlar a las víctimas, que debían ejercer la prostitución para saldar la deuda contraída con aquellos, teniendo prohibido abandonar el inmueble hasta haber abonado dicha deuda por completo.

Las mujeres eran sometidas «a todo tipo de amenazas e insultos» por parte del matrimonio si se negaban a realizar alguno de los servicios sexuales que las requerían.

Además de trabajar en el citado domicilio, también realizaban servicios fuera del mismo. En estos casos, uno de los miembros de la pareja se quedaba en el domicilio controlando a las víctimas que ejercían allí, y el otro, acompañaba a la que debía realizar algún servicio en el lugar requerido por el cliente, manteniendo así el control sobre todas ellas permanentemente.

La operación ha sido llevada a cabo por la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos de la Comisaría General de Extranjería y Fronteras, la UCRIF de Madrid y la Brigada Local de Extranjería de Coslada.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios