El presunto asesino, durante su declaración ante el juez este martes
El presunto asesino, durante su declaración ante el juez este martes - DE SAN BERNARDO

El descuartizador de Majadahonda no recuerda nada, salvo que «no ha cometido ningún delito»

El presunto asesino de dos mujeres en Majadahonda, que fueron despedazadas con una picadora, niega los asesinatos y asegura pertenecer a la «Hermandad ER»

MADRIDActualizado:

«No he cometido ningún delito. No hice nada ilegal. Lo único que sé es que estoy fuertemente medicado y que me interesa la "Hermandad ER" a la que pertenezco». Con esta sangre fría se expresaba este martes el presunto descuartizador de Majadahonda, en el juicio que se lleva a cabo en la Audiencia Provincial.

Asegura que no mató a su tía ni a su inquilina, de quienes ha dicho no recordar nada, y ha destacado que pertenece a una hermandad secreta junto a altos cargos españoles y europeos. «No he matado a nadie, no he hecho nada ilegal, no he cometido ningún delito, lo único que sé es que estoy fuertemente medicado y que me interesa la "e" y la "r" (una supuesta sociedad secreta a la que dice pertenecer)», ha dicho el acusado a preguntas de la fiscal en un interrogatorio.

De hecho, incluso ha asegurado que ni siquiera conocía a su tía y a la inquilina que vivía en su casa. También negó haber comprado la picadora industrial con la que supuestamente descuartizó los cuerpos de sus víctimas, y ha destacado que todos los días toma su medicación «en el Ministerio del Interior».

Respuestas incoherentes

La declaración ha durado más de 35 minutos, durante los cuales ha respondido a todas las preguntas de la fiscal. Incluso ha emitido algunas respuestas incoherentes, como cuando ha explicado que no conocía a su tía porque «es Hernández Hernández».

Bruno ha cerrado su interrogatorio afirmando que no pudo entrar en el Ejército «por una alteración psíquica» y ha sacado una nota que dice «Secretaria General de Instituciones Penitenciarias, Ministerio del Interior», sin dar más detalles ni entender por qué ha mostrado dicha nota ante la Sala.

La Fiscalía pide treinta años de internamiento para el acusado al aplicarle «una eximente incompleta por enajenación mental» en relación a las muertes de su inquilina Adriana Giogiosa y de su tía Liria, mientras que la acusación particular no aprecia circunstancias modificativas de la responsabilidad penal y solicita veinticuatro años de cárcel. La defensa pide la libre absolución.