Madrid

Cuándo es el Día del Orgullo Gay: 1969 en la memoria

En algunos países puede cambiarse al sábado anterior o posterior al 28 de junio, la fecha oficial que conmemora los disturbios de Stonewall, en Nueva York, hace 48 años

Cuándo es el Día del Orgullo Gay: 1969 en la memoria
ABC.ES Madrid - Actualizado: Guardado en: España Madrid

«Redada en un nido de homos, las abejas reinas están que pican». ¿Se imaginan ustedes un titular similar en un periódico actual? Imposible, ¿verdad? Pues así fue como informó el diario local «Dady News» de los disturbios de Stonewall en 1969. Los mismos que marcaron el nacimiento del actual movimiento LGTB y que prestaron su fecha para que actualmente se celebre el Día de Orgullo Gay en muchas ciudades del mundo: el 28 de junio.

En algunos países, como es el caso de España, el día más importante de esta celebración suele desplazarse al sábado anterior o posterior a dicha fecha o a cualquier otra, si coincide con algún gran acontecimiento, como puedan ser unas elecciones generales. En el caso de Madrid, el famoso pregón que da el pistoletazo de salida en la plaza de Pedro Zerolo se celebra el mismo 28 de junio. Y el día grande, el de la manifestación, acto central de la semana del WorldPride, este año tendrá lugar el sábado 1 de julio, recorriendo una de las principales arterias de Madrid: desde Atocha hasta la plaza de Colón.

Cinco días en los que se espera que la capital reciba a más de dos millones de personas atraídas por la música, la fiesta y el mismo espíritu reivindicativo surgido en la madrugada del 28 de junio de 1969, en aquel pub frecuentado por homosexuales de la calle Christopher, en el barrio de East Village, Nueva York. The Stonewall Inn, así se llamaba, se convirtió en el escenario que marcó el despegue de la lucha por los derechos de esa comunidad.

La noche que todo cambió

Fue aquella noche cuando un grupo de personas decidió que no podía ni quería seguir soportando más humillaciones por su condición sexual. Se sentían perseguidos, amenazados e insultados como consecuencia de las continuas redadas policiales que vivían en el local. Las visitas de la Policía a los bares de ambiente era tan normales como los arrestos y las clausuras de los locales. Esa madrugada, sin embargo, todo cambió: decidieron rebelarse y protestar de manera violenta contra aquellos abusos.

La revuelta de Stonewall y la posterior creación del Frente de Liberación Gay tuvo lugar en una época de luchas históricas sin precedentes desde los años 20. Y fueron tan importantes que crearon el marco perfecto para que la lucha por la liberación gay se introdujera en la política de izquierdas. Se condujo directamente a la creación de un movimiento político gay, del mismo modo que las revueltas de los negros en los años 60 llevaron al nacimiento del Partido de los Panteras Negras en Estados Unidos.

El 28 de junio de 1969 se celebró en Nueva York el funeral por la actriz Judy Garland, un clásico icono de la cultura gay, y muchos de los asistentes se desplazaron por la noche al Stonewall. Aquella noche, como tantas otras, ocho policías acudieron al pub para desalojarlo. Un número suficiente, según ellos, tratándose de un bar de «mariquitas». Siguieron el procedimiento de siempre: cargar a los gays en las furgonetas y llevárselos a comisaria, donde serían interrogados y humillados. Pero esa noche, los presentes plantaron cara. Ya llevaban dos décadas sufriendo un sistema legal mucho más hostil con ellos que el que sufrían los homosexuales de los países al este del muro de Berlín.

«Gay Power»

Cuando entraron en Stonewall, los agentes pronto se vieron rodeados por unas 200 personas que les lanzaban botellas y ladrillos. La trifulca no se detuvo allí. Decenas de vecinos del West Village se unieron a la protesta al grito de «Gay Power» (Poder gay), mientras los clientes del mítico pub encerraban a los policías en el local. Los refuerzos no tardaron en llegar, con varios escuadrones de choque que, por lo general, solo eran usado en barrios marginales como el de Harlem.

Recuerden el titular: «Redada en un nido de homos, las abejas reinas están que pican». Y, efectivamente, las «abejas reinas» habían decidido picar por primera vez, dando comienzo a una revuelta que duró tres días y tres noches, hasta que la Policía se vio obligada a retirarse de la zona. Hubo decenas de heridos en ambos bandos. Los incidentes se sucedieron durante todo el verano hasta la creación, en agosto, del Frente de Liberación Gay.

Un acto «normal» de opresión cotidiana desencadenó una gran respuesta que no dejó de crecer. Al año siguiente, el 28 de junio de 1970, tuvieron lugar las primeras marchas del Orgullo Gay en Nueva York y Los Ángeles, conmemorando el aniversario de aquellos disturbios.

Toda la actualidad en portada

comentarios