Cientos de personas esperan en la plaza de España para entregar su CV
Cientos de personas esperan en la plaza de España para entregar su CV - ALBERTO FANEGO

Críticas contra el hotel que ofertó cien puestos de trabajo: «Es una campaña de marketing»

La cadena niega que exista un interés publicitario detrás de la convocatoria y alega que se vieron «superados» por las 8.000 solicitudes

MadridActualizado:

Profesores, ingenieros, limpiadores, cocineros, periodistas, arquitectos, parados... Un sinfín de perfiles profesionales acudieron ayer en masa a la plaza de España para entregar su curriculum en el hotel VP Plaza España Design cinco estrellas, aún sin abrir, que organizó una primera entrevista para cien puestos de trabajo en diferentes áreas. El resultado fue una mezcla de expectación, críticas y desesperación ante las colas kilométricas que colapsaron la zona durante horas, con un total de 8.000 demandantes registrados. Muchos de los solicitantes acusaron a la cadena de ocultar una «campaña de marketing» en esta convocatoria.

La afluencia sorprendió incluso a los organizadores, desbordados por el impacto del evento. Aunque los candidatos estaban citados a las diez, el desfile comenzó más de una hora antes por la enorme ocupación en los alrededores de la plaza, incluso desde las cinco de la madrugada. Una enorme serpiente de gente bajaba por la calle de la Princesa hasta Bailén, donde daba vuelta para llegar hasta el hotel. Desde una chica que había venido desde Zaragoza en AVE hasta sexagenarios en busca de una segunda oportunidad; miles de personas buscando encajar en el centenar de puestos, con entre cuatro y cinco horas de espera, hasta las seis de la tarde.

La oferta albergaba puestos de todo tipo para este hotel de lujo: recepcionistas, botones, maleteros o, entre otros, personal de limpieza, cocina y restauración. Fuentes de la cadena hotelera explicaron que, una vez recogidos los curriculum, se procederá a separarlos a lo largo de esta semana. El proceso, según detallaron varios de los candidatos, fue «breve» y enfocado en conocer si tenían experiencia en el sector y conocimiento de idiomas. «Ha sido rapidito», decía una joven de Toledo.

Aunque ninguno sabía las condiciones del puesto, el ánimo generalizado era de expectación, a pesar de la enorme competencia. «Sabemos que va a ser complicado, pero tampoco vamos a desanimarmos, hay que tener confianza», explicaban Irene y David, una pareja que llevaba esperando más de dos horas. Ella, estudiante de Piscología; él, periodista recién graduado.

Todos los presentes compartían cierta ilusión, pero las horas de espera pronto causaron mella y afloraron las críticas. «¿A quién se le ocurre hacer una presencial?», preguntaba Javier, uno de los aspirantes, pasado el mediodía. «Esto es tercermundista, lo mismo los organizadores no saben que en el siglo XXI se puede hacer por internet; todo es marketing y es lamentable que se aprovechen de gente que solo quiere trabajar», apuntaba otro.

La organización, superada

La compañía VP Hoteles, preguntada por esta cuestión, reconoce que en redes sociales hubo un gran número de reproches, aunque asegura que «nunca» fue su intención ofender a nadie. «Es un bulo que sea una campaña, solo buscábamos que la oferta fuera distinta, pero el boca a boca nos ha superado», explicaban desde la cadena.

Lo cierto es que esta situación no es nueva. Hace ahora casi un año se vivió algo similar en el centro comercial Sambil Outlet, en Leganés. Entonces el promotor ofertó mil puestos de trabajo, con una respuesta de 20.000 demandantes de empleo. La Policía, incluso, cortó el tráfico en la zona.