Javier Barbero
Javier Barbero - IGNACIO GIL

El concejal Barbero fulmina a un mando policial por investigar los insultos de Rommy Arce

Denuncian que el motivo fue querer consultar a la Fiscalía si había indicios de delito en los tuits de la edil sobre Lavapiés

Actualizado:

Lo ha apartado de manera fulminante de su puesto. Eso es lo que, al parecer, ha hecho el responsable del área de Seguridad, Salud y Emergencias, Javier Barbero, con el responsable de la Unidad de Gestión de la Diversidad (UGD) de la Policía Municipal, el intendente Ángel Rabadán. ¿El motivo? Su intención de consultar a la Fiscalía especializada en los casos de Odio y Discriminación sobre si los insultantes tuits de la concejal de Usera y Arganzuela, Rommy Arce, sobre los incidentes de Lavapiés eran constitutivos de delitos. Se trata de una práctica habitual de la UGD antes de acudir a los tribunales.

Sin embargo, Rababán no llegó a elevar el informe a la Fiscalía a pesar de que lo comunicó a su equipo, debido a las reticencias que encontró en el subinspector de la Unidad, David Martín Abánades, quien le insistió en repetidas ocasiones en que no hiciera consulta alguna, ya que no había ningún delito en las manifestaciones vertidas por Arce contra los agentes, según indicó a ABCla Asociación de la Policía Municipal Unificada (APMU).

En los tuits, la polémica edil, que está siendo investigada por injurias y calumnias por estos hechos –declaró el viernes pasado y no se retractó–, llegó a acusar al Cuerpo de brutalidad y de perseguir al mantero Mmame Mbaye, que murió de un infarto.

«Sectarismo»

Aunque el intendente, al final, no actuó, para su sorpresa hace justo una semana el director general de la Policía Municipal, Andrés Serrano, le comunicó que le iban a cambiar de destino. Es decir, le apartaban de su puesto, cuando lo único que iba a hacer era su trabajo, y todo ello, por orden de Barbero. Así lo denuncia APMU, que considera lo ocurrido de «gravísimo».

Se da la circunstancia de que la Unidad de Gestión de la Diversidad fue creada por el concejal del área, que fichó a Abánades (un policía local de Fuenlabrada afín al PSOE) para poner en marcha ese departamento con el fin de luchar, con un margen pequeño de actuación, contra los delitos de odio. Rabadán llevaba en el cargo desde febrero de 2017 –ahora está a la espera de conocer su destino– y Abánades ejerce de número tres.

Para AMPU, la UGDestá haciendo un buen trabajo que el sectarismo de Barbero no debe empañar. «La Policía debe actuar al margen de ideologías», indicó, en relación a su actuación contra la campaña de Hazteoír de «Los niños tienen pene y las niñas vulva», que fue archivada. La asociación exigió a la alcaldesa de Madrid, Manuela Carmena, la destitución de Barbero y Arce por sus continuos ataques a la Policía.