Madrid

La Comunidad pide al Ayuntamiento una tasación para vender el estadio al Rayo

Los socialistas denuncian que la instalación tiene desde 2012 una ITE desfavorable sobre el estado general de la estructura y cimentación

Vista general del estadio del Rayo Vallecano, en la avenida de la Albufera
Vista general del estadio del Rayo Vallecano, en la avenida de la Albufera - BELÉN DÍAZ

La Comunidad de Madrid continúa dando pasos en la negociación de la compraventa del estadio de Vallecas al Rayo: el Gobierno regional ha mandado un requerimiento, con fecha del 7 de septiembre, al Ayuntamiento de la capital para que realice un informe de tasación del estadio de la avenida de la Albufera con el objetivo de que pongan valor a la cesión del suelo. El Consistorio deberá recibir una compensación por traspasar al club la titularidad de los terrenos, que son de titularidad pública de uso deportivo.

Al margen de la negociación, la afición del Rayo Vallecano lleva meses denunciando el deplorable estado de conservación del complejo, que obtuvo en 2012 un informe desfavorable de la Inspección Técnica de Edificios (ITE). La reforma integral requiere de una inversión de más de 1,5 millones de euros.

Aunque un estudio encargado el año pasado por el extinto Instituto Madrileño del Deporte (IMD) elevó el coste de las reparaciones en 4,8 millones de euros. De ahí que se planteen la venta del estadio, patrimonio de la Comunidad desde 1989, año en el que se firmó un contrato de cesión de su uso con el Rayo, y que fue renovado hasta junio de 2019.

Según aseguró ayer el delegado del área de Desarrollo Urbano Sostenible en la comisión del ramo, el Ayuntamiento ha llevado a cabo obras por ejecución sustitutoria en el estadio ante la «inacción» de la Comunidad. El departamento que dirige José Manuel Calvo no concretó si el Gobierno regional ha saldado la cuenta con el Ayuntamiento por estos trabajos.

La portavoz socialista de Desarrollo Urbano Sostenible, Mercedes González, instó a Calvo a que afease «constantemente» al Ejecutivo de Cifuentes su actitud de abandono en el estadio del Rayo Vallecano, «el hermano pobre de los equipos» madrileños, ya que la instalación requiere obras que la propietaria, la Comunidad, no ha acometido y, por ello, las ha tenido que llevar a cabo el Ayuntamiento por ejecución sustitutoria. El mantenimiento del estadio corresponde a la Dirección General de Deportes de la Comunidad. Por eso, según explicó una técnico del municipal, el Ayuntamiento solo ha actuado en zonas de daños concretos.

No pasó la ITE

Ya en 2002, al área de Urbanismo emitió un informe en el que se requería a la Comunidad la reparación de lo daños estructurales encontrados bajo los graderíos, donde se registró el cedimiento de la solera, con agrietamientos. La Comunidad solicitó sucesivas prórrogas hasta que la Inspección Técnica de Edificios (ITE) observó las deficiencias. A continuación, se emitieron las distintas órdenes de ejecución de las obras. En aquella inspección, que cursó el Ayuntamiento, los técnicos constataron que los síntomas ya denunciados se habían agravado. Por eso, en julio de 2015 se solicitó una ampliación de las medidas de seguridad, que desembocó en la ejecución subsidiaria de los daños en las bovedillas por riesgo de caídas y desprendimientos.

Estas obras, ejecutadas por el Consistorio, se llevaron a cabo entre octubre y diciembre de 2015. A finales de abril se le reclamó a la propiedad un certificado de vigilancia y, ahora, queda por expedir la visita por parte de los servicios técnicos municipales.

Accesos

La edil socialista Mercedes González describió la situación del estadio como «lamentable» dado que, por ejemplo, «ni cumple los requisitos de evacuación». En la cubierta, las azoteas, los saneamientos y en la accesibilidad también se han encontrado desperfectos. Por eso, González insistió en que aunque el Ayuntamiento haya acometido «obras puntuales», el estadio necesita trabajos «integrales».

«Sé que no es el Bernabéu ni una gran operación urbanística desatascada pero van miles de personas a todos los partidos», argumentó González, que recalcó que cuando un recinto no cumple las normas el Ayuntamiento tiene la obligación de actuar o afear a la Comunidad su actitud. «Porque el Real Madrid se lo ha llevado todo y el Atléticoestá en ello. Demos algo al Rayo», ironizó . La preocupación de los aficionados cada partido es, tal y como recalcó la edil, que no ocurra «otra desgracia como el Madrid Arena».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios