Imagen de los terrenos de la estación de Chamartín - ABC

La «city» de la nueva operación Chamartín ocupará 1,5 millones de metros, con ocio y restauración

El nuevo proyecto, presentado esta mañana, reformará la estación de Chamartín, que triplicará las vías de alta velocidad

MadridActualizado:

La nueva operación Chamartín, rebautizada como Madrid, Nuevo Norte, contará con un enorme centro financiero, que ocupará 1,5 millones de metros cuadrados y combinará el uso de oficinas con núcleos deportivos, zonas de restauración y residencial. El proyecto, de iniciativa pública, ha sido presentado esta mediodía por el ministro de Fomento, Íñigo de la Serna; la alcaldesa de la capital, Manuela Carmena; y el presidente de Distrito Castellana Norte (DCN), Antonio Béjar. El plan prevé la reforma de la estación de Chamartín, que triplicará sus vías de alta velocidad y será el eje.

Como ha informado ABC, dos de los puntos clave del nuevo proyecto es la considerable reducción de la edificabilidad y la construcción de viviendas. Finalmente, se levantarán entre 10.000 y 11.000 pisos, de los cuales cerca de 4.000 será de protección pública. Según fuentes municipales, en torno al 37 por ciento de estas serán VPO; a las 2.200 contempladas en el plan hay que sumar otras 1.800 libres.

La edificabilidad es otro de los asuntos mollares. Nuevo Norte ocupará un espacio total de 2.830.000 metros cuadrados, un 20,5 por ciento menos de la propuesta inicial de DCN, que planteaba una edificabilidad superior a los 3 millones de metros cuadrados. De esta superficie, un millón y medio lo ocupará el área de oficinas y otro millón será destinado a uso residencial. La estación de tren, por su parte, ocupara 150.000 metros cuadrados.

La «city» financiera, junto a la estación de Chamartín, será uno de los grandes atractivos del proyecto. Todos los implicados han destacado la «necesidad» de concentrar la oferta de oficinas de la ciudad en una única zona, «reconocible y compacta», para atraer la inversión extranjera y dar una alternativa al Brexit. De la Serna ha puesto en valor esta iniciativa y ha aludido al carácter «único» que tendrá, al tener integrada la estación. «Es el proyecto más importante de Europa», ha señalado el titular de Fomento.

Este distrito de negocios, como adelantó ABC, era uno de los últimos obstáculos de la negociación. Finalmente, se ha decidido que los usos sean mixtos para que, una vez acabada la jornada laboral, la zona «no muera». Así, el millón y medio de metros cuadrados estará dotado con oficinas, áreas deportivas, restaurantes y zona residencial. La «city» se ubicará al sur de la M-30. Los primeros inquilinos, ya confirmados, serán la Empresa Municipal de Transportes (EMT), Adif y Renfe.

Referente internacional

Manuela Carmena ha mostrado su «emoción» ante el acuerdo, un extremo compartido por el resto de interlocutores. «No hay problema que no pueda resolverse por medio de la negociación», ha dicho la alcaldesa en alusión a los más de seis meses de negociaciones y la situación heredada. La mesa técnica se retomó después de que las relaciones quedaran práticamente rotas tras una reunión frustrada entre los actores implicados, encallada por el rechazo unilateral del Gobierno local al proyecto de Castellana Norte, tras tumbarlo en el Pleno con el apoyo del PSOE y presentar el suyo, Puerta Norte, con unas cifras reducidas notablemente.

El presidente de DCN, por su parte, ha señalado la «buena voluntad y el esfuerzo» para alcanzar el acuerdo. «Será un referente internacional; un proyecto transformador para la ciudad de Madrid», ha añadido Béjar. Las prestaciones respecto al promotor siguen intactas y deberá asumir el coste de la ampliación de la línea de Metro y las reformas necesarias en el Canal de Isabel II.

El acuerdo, que se apoya en 19 puntos, remite a 18 elementos de carácter técnico y otro que establece el compromiso de retirar los procesos judiciales abiertos hace un año por la decisión del Ayuntamiento de la capital de tumbar el plan de Castellana Norte.

Chamartín como eje

El primer acuerdo fue que la estación de Chamartín vertebrara toda la operación. El plan presentado esta mañana, que aún debe ser aprobado, así lo refleja. Todo el proyecto gira en torno a su reforma; se actuará acorde a las necesidades ferroviarias y su integración en el entorno. Original de 1967 y sin grandes reformas desde el año 2003, se procederá a mejorar los accesos, las vías y las zonas estanciales. Así, se añadirán 10 vías a las 21 existentes, con 13 dedicadas a Cercanías y 18 para Alta Velocidad, el triple de las actuales. «Una estación es muy importante porque da la bienvenida a los viajeros», ha dicho Carmena.

Esta reforma será el inicio de las obras, que previsiblemente comenzarán en 2019, una vez se apruebe que el Ayuntamiento de la capital apruebe el proyecto y la Comunidad de Madrid dé el visto bueno a la modificación del Plan General de Ordenación Urbana. Los trámites, como ha indicado este periódico, comenzarán en diciembre de este año o enero de 2018, como máximo.

Madrid Nuevo Norte, que contará con amplias zonas verdes y una mejora en la estructuras viarias de transporte, se ubicará en cinco ámbitos, repartidos al norte y el sur de la M-30. En la parte norte se situará el área residencial y, al sur, la de oficinas. Así, se distinguen varias zonas: Estación de Chamartín, Centro de Negocios, Fuencarral-Malmea; Fuencarral-Tres Olivos y Fuencarral-Las Tablas.