Madrid

Los cinco proyectos para la Plaza de España: un espacio verde, diáfano y dedicado al peatón y la bicicleta

El Ayuntamiento presenta las cinco propuestas seleccionadas para remodelar el enclave; los madrileños elegirán la propuesta ganadora en febrero

Representación del proyecto Pradera Urbana - ABC
Representación del proyecto De este a oeste
Representación del proyecto Mi rincón favorito de Madrid
Representación del proyecto Good By Mr. Ford
Representación del proyecto Un paseo por la cornisa

La Plaza de España ya avista su nueva apariencia; más verde, peatonal y accesible. El Ayuntamiento de Madrid dio a conocer ayer los cinco proyectos semifinalistas para remodelar el deteriorado enclave, que serán sometidos a votación popular durante los dos próximos meses. Una vez superada esta fase, se elegirán dos y el proceso pasará por un nuevo sufragio. Se espera que el ganador del concurso se conozca en el mes de febrero.

Los seleccionados han puesto de acuerdo a los ciudadanos y al jurado de expertos. Premiados entre 72 propuestas, las ganadores, según los apoyos de los madrileños a través del portal Decide Madrid, son «Pradera Urbana» (903 votos); Good Bye Mr. Ford (401); De este a oeste (297); Un paseo por la cornisa (170) y Mi rincón favorito de Madrid (103). El concurso ha contado con 7.613 votos, por lo que la participación total desde el principio asciende a los 31.761. El delegado de Participación Ciudadana, Transparencia y Gobierno Abierto, Pablo Soto, reconoció ayer que la participación ha sido «escasa en términos cuantitativos», pero aventura que la última votación sea «masiva». En ese sentido, el decano del Colegio de Arquitectos de Madrid (Coam), José María Ezquiaga, añadió que «no hay que atender tanto al número como a que el proceso discurra bien».

Soto, que se felicitó porque esta iniciativa es inédita en la capital, dio cuenta de los candidatos junto al delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo. Este destacó que entre los seleccionados «no hay ninguno que incumpla» las premisas incluidas en el pliego, como que la estatua de Cervantes no se mueva en ningún caso. El denominador común de estas propuestas es que la plaza aumentará su superficie verde, será más accesible y pensada para el peatón. Por ejemplo, el proyecto Pradera Urbana convertirá toda la plaza en un enorme jardín que reemplaza a los vehículos por un modelo de movilidad sostenible. La zona del arbolado, según consta en la memoria, será ampliado con nuevos ejemplares con la pretensión de mejorar el clima y el impacto sonoro.

Propuestas homogéneas

Las singularidades del resto de proyectos son similares, si bien unos optan por un predominio de la vegetación y otros se centran en otras soluciones. «Welcome mother nature... Good Bye Mr. Ford» apuesta por un dominio del peatón en todo el espacio, limitar la entrada del tráfico privado y conseguir una continuidad efectiva de Madrid Río con Sabatini, la Plaza de España y el Parque del Oeste, siempre con la vegetación como núcleo central. «De este a oeste», que reordenará el tráfico y conectará la plaza con el Templo de Debod y la plaza de Oriente, también proyecta un intercambiador de transportes intermodal en el límite con la calle Princesa. «Un paseo por la cornisa», por su parte, prevé una plaza diáfana y libre de barreras: aumentará la superficie verde y, entre otras acometidas, aumentará la presencia de los peatones y las bicicletas y multiplicará las sombras en el enclave. «Mi rincón favorito de Madrid», el último clasificado en la votación de los madrileños, apuesta por el uso de la bicicleta. Entre sus propuestas para la nueva Plaza de España figura la eliminación de todas las plazas de aparcamiento de la superficie y sustituirlas por dotaciones de bicicletas de alquiler y plazas para coches eléctricos de «car-sharing». Además, prima al peatón y suprime infraestructuras, como el túnel que conecta con la calle de Irún.

Los autores de estas propuestas deben desarrollar ahora un anteproyecto detallado de cómo abordarán la rehabilitación de la plaza. Tal y como explicó ayer Calvo, entonces se procederá a analizar los «criterios técnicos» y a abordar una «evaluación más rigurosa». Los madrileños tienen hasta enero para votar la mejor opción. Una vez finalice esta fase, las dos propuestas más apoyadas serán sometidas a un proceso idéntico, que previsiblemente se hará en febrero. Será ese mes cuando el Ayuntamiento publique el nombre del proyecto ganador.

Una de las particularidades de la iniciativa, que acabó su primera fase el 29 de octubre, es que para que uno de los proyectos sea seleccionado, la suma de los votos debe superar el 1% de la población de Madrid (3,5 millones de habitantes). Antes de que esta medida fuera aprobada en el Pleno del pasado mes de julio, a instancias del grupo municipal de Ciudadanos, el límite era del 2%. Además de la rehabilitación de la plaza, la capital votará en los próximos meses la implantación de un billete único para todo el transporte público y una alianza por el clima para conseguir un Madrid cien por cien sostenible. La primera consulta suma 34.718 apoyos; mientras que la segunda alcanza los 28.096 votos.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios