Debate sobre el estado de la Región

Cifuentes defiende la integridad del PP: «No tengo ni un solo imputado»

La presidenta se rebeló ante las acusaciones de corrupción de PSOE y Podemos; peleó el centro político a C’s

Cifuentes defiende la integridad del PP: «No tengo ni un solo imputado»

Si el miércoles la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes, se ponía las políticas sociales y de centro como bandera del PP, el portavoz de Ciudadanos (C’s) en la Asamblea de Madrid, Ignacio Aguado, se esmeró ayer, durante en la segunda jornada del debate sobre el estado de la región, en arrogarse la centralidad y moderación de Cifuentes. Mientras el líder de la formación naranja centró su discurso en el autobombo, Podemos y PSOE-M optaron por acusar a la líder regional de «continuismo» y de encabezar un gobierno que vive alejado de la realidad: en «el reino de la apariencia», según palabras textuales del portavoz de los socialistas, Ángel Gabilondo.

La líder del Ejecutivo regional tuvo que escuchar de boca del portavoz del partido que le dio su apoyo en la investidura una de las críticas más ásperas. Ciudadanos le afeó su excesivo contacto con «las moquetas» y su poco contacto con la calle: «El PP nunca ha creído en las políticas sociales, para ustedes son caridad».

Para Aguado que la economía de la región crezca al 3,4% es «anecdótico» para los 421.000 madrileños que siguen sin encontrar un empleo. A su modo de ver, fue la presión de Ciudadanos la que ha propiciado el desplazamiento del PP de la derecha al centro. Un discurso que incluso sorprendió a la propia Cifuentes, que tildó de «tremendamente feroz». «Cualquiera diría que tenemos un acuerdo de investidura», dijo, con ironía.

Con más enfado que sarcasmo, la presidenta de la Comunidad respondió que está en el centro político porque es «su lugar» y no porque Ciudadanos «ni nadie» le haya «arrastrado». «Cada vez que se refería a una medida positiva alcanzada, decía la coletilla de ¨Ciudadanos ha conseguido”; en todo caso, ¨habremos conseguido”: el PP y Ciudadanos. ¿No están cansados de colgarse medallas?», respondió provocando los aplausos del PP.

Lejos de rebajar el tono, en su turno de réplica a Cifuentes, Aguado se mostró aún más duro que en su primera intervención al señalar que el partido al que pertenece la presidenta regional es el de «los tesoreros imputados, Bárcenas, de Soria y del rodillo de los recortes». «No se nos olvidará nunca y espero que a los madrileños tampoco», insistió. A su modo de ver, es «legítimo» que el Gobierno de Cifuentes trate de «arrogarse el papel de la nueva política, de centro», pero cree que «no es creíble», ya que «no son nuevos, son el PP»: «Si en esta Cámara hay un centro político, se llama Ciudadanos y no PP».

Gobierno de «marketing»

El portavoz de Podemos, José Manuel López, fue más allá en su balance al gobierno de Cifuentes, le acusó de estar «desconectada de la realidad»: «A pesar del marketing y la propaganda del Gobierno de la Comunidad, Madrid es la región donde más crece la desigualdad y donde perdura el mismo modelo del PP para todo España de especulación y de recortes».

Afirmó que su proyecto estaba «acabado» y que C’s le había ayudado a «lavar la cara». «Sus anuncios parecen del NO-DO con tanta inauguración de pantanos... pero los parados, dependientes o jóvenes expatriados no viven de titulares», censuró. «Cifuentes siempre nos pinta una región idílica, pero bajo su mandato se ha generado más desigualdad, más precariedad y corrupción», dijo tajante.

Aunque Cifuentes agradeció «el buen tono» del discurso del portavoz de Podemos, le recriminó que le afeara la «desigualdad» como una «realidad» aumentada por su gobierno. «Hablan de nueva política, pero cuando les escucho, solo utilizan argumentos rancios, viejunos, que solo había oído antes en ¨república bananera”», rebatió. «El discurso de Podemos se ha quedado anclado en el pasado. Sus modelos han traído el paro: miren lo que ha pasado en Venezuela», objetó.

En un turno de réplica bronco, la presidenta trató de defenderse sobre las acusaciones de corrupción: «A usted le gustaría que yo prevaricara, pero eso no va a pasar. No ha habido ni un solo imputado por corrupción desde que yo soy presidenta de la Comunidad», respondió con exasperación mientras el diputado de Podemos, Miguel Ardanuy, levantaba las manos unidas por las muñecas como si estuviera esposado. «Ustedes practican una doble moral, que es para hacérselo mirar», indicó haciendo referencia al caso de Echenique.

«Reino de la apariencia»

En la línea de Podemos, el portavoz del PSOE-M, Ángel Gabilondo, calificó el Gobierno regional de «reino de la apariencia»: «Donde usted ve novedad, nosotros vemos continuismo trufado de otros envoltorios, la única novedad es que ahora carecen de mayoría absoluta. Hay algo más grave que un problema y es no hacer nada por resolverlo».

Cifuentes comenzó su intervención para mostrar su respeto y admiración por Gabilondo, no obstante, reconoció que se sentía «decepcionada» con su discurso por su falta de reconocimiento al trabajo realizado por su gobierno: «Parece que a ustedes les cuesta mucho reconocer las cosas, pero la Comunidad está mejorando mucho. Parece que les molesta que crezca el empleo», insistió. «Empiezo a pensar que el ¨no a todo” no es sólo de su líder», añadió con ironía. Y zanjó: «Su discurso es más retórico que práctico. El modelo que usted defiende está acabado. Madrid tiene un presente y futuro mejor que cualquiera de las comunidades autónomas gobernadas por el PSOE».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios