La presidenta Cifuentes, durante la jura de bandera de civiles organizada el pasado sábado en Algete
La presidenta Cifuentes, durante la jura de bandera de civiles organizada el pasado sábado en Algete

Cifuentes critica los «recelos» de Podemos hacia la bandera española

La presidenta felicita a Colau por negar locales al 1-0, cuando Carmena autoriza actos a favor

MADRIDActualizado:

Apenas 48 horas después de que la portavoz municipal Rita Maestre señalara que las juras de bandera le retrotraían a un «pasado oscuro» -declaraciones matizadas sólo un día después por la alcaldesa Manuela Carmena-, la presidenta regional, Cristina Cifuentes, presidía ayer una de estas juras para civiles organizada por el Ayuntamiento de Algete. Además de defender la enseña nacional frente a la «absoluta ignorancia» que achacó a Mestre, destacó los «recelos» que otros miembros de Podemos sienten hacia la bandera rojigualda.

En referencia a la frase de Rita Maestre, la jefa del Ejecutivo regional lo considera una demostración de «absoluta ignorancia» porque al jurar la bandera se está jurando también «la Constitución, las leyes, el sistema democrático, es reafirmar el querer servir a España y no retrotrae a ninguna época». Lo que ocurre, añadió, es que en muchos líderes de Podemos hay cierto «recelo» hacia la bandera, como demostró días atrás la diputada catalana que dio el «bochornoso espectáculo» de «retirar banderas de España y dijo después que no pensaba disculparse».

Unidad

Por otra parte, Cifuentes aplaudió la decisión de la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, de no ceder locales municipales para el referéndum del 1-O, porque «las fuerzas constitucionalistas tienen que estar al lado de las leyes». A Cifuentes le parece que «hubiera sido muy grave que la alcaldesa estuviera alentando un acto ilegal. La felicito y me alegro de que vaya a hacer cumplir la ley».

En su opinión, «todas las fuerzas políticas que defienden la Constitución y el Estado de Derecho, con independencia de la ideología, tienen que apoyar el discurso del Gobierno de España, que defiende los intereses generales del conjunto de los españoles, también de los catalanes».

Por este motivo, pidió que se dejen a un lado los «discursos ambiguos». Precisamente esta semana ha estallado la polémica por la decisión del Gobierno de Manuela Carmena de autorizar un acto en pro del referéndum independentista en una instalación municipal, una de las salas de Matadero. El PP ha recurrido ante los tribunales para que se suspenda el acto.