Cristina Cifuentes, en su primera comparecencia ante la comisión de corrupción de la Asamblea
Cristina Cifuentes, en su primera comparecencia ante la comisión de corrupción de la Asamblea - DE SAN BERNARDO

Cifuentes irá a la comisión de corrupción sin preguntas, en teoría, sobre los papeles perdidos

El PP cree que la oposición actúa «al estilo Forcadell». Cs deja abierto el cuestionario: «Preguntaremos por el caso Lezo, y eso incluye muchas cosas»

MADRIDActualizado:

Finalmente, la presidenta Cifuentes deberá acudir por segunda vez a comparecer ante la comisión que investiga la corrupción en la Asamblea de Madrid. Será el 2 de febrero, según han acordado los grupos de oposición, en contra del criterio del PP y del informe de los servicios jurídicos del Parlamento madrileño. Los populares se muestran indignados con la noticia, y creen que la oposición actúa «al estilo Forcadell», en referencia a la expresidenta de la Asamblea catalana.

Teóricamente, en esta comparecencia se le preguntará por la operación de compra-venta de Emissao, una de las empresas americanas del Canal de Isabel II. Eso significa que, por indicación de los servicios jurídicos, no se puede preguntar a la presidenta por las razones por las que se extravió durante varios meses un escrito del juez que instruye el caso Lezo y que permitía entregar a la oposición las actas del Canal de Isabel II, que la oposición llevaba tiempo solicitando sin éxito. Según la explicación oficial, el documento del juez se traspapeló y el funcionario responsable de este error ha sido ya cesado.

PSOE y Podemos habían solicitado la comparecencia de Cifuentes por este motivo, pero ante el informe jurídico verbal que desaconsejaba estas preguntas en el ámbito de la comisión de corrupción, y proponía hacerlas mejor en la comisión de Presidencia, el voto de Ciudadanos fue decisivo para frenar estas comparecencias, que fueron desestimadas. 24 horas después, la formación naranja activaba una antigua petición de comparecencia (de abril de 2017) para llevar a Cifuentes ante la comisión de corrupción con todas las garantías jurídicas, indicaban en este partido.

«¿A quién beneficia?»

Tanto los socialistas como la formación morada aún están estupefactos con la decisión de Ciudadanos, pese a lo cual han apoyado esta mañana que Cifuentes venga el día 2, aunque en dicha comisión no se le pueda preguntar por los papeles perdidos del Canal. Encarnación Moya, diputada del PSOE, ha insistido en que se pedirá a la mesa revisar su decisión sobre una nueva comparecencia de Cifuentes -que sería la tercera, de producirse- para explicar lo ocurrido con este documento del juez que se traspapeló entre agosto y enero. Miguel Ongil, diputado de Podemos, ha criticado por su parte que la formación naranja «maree la perdiz» sobre este asunto, y se pregunta: «¿a quién beneficia que al final Cifuentes venga a la comisión y no tenga que responder a las preguntas más candentes?».

«La oposición ha pasado olímpicamente de las recomendaciones de los informes jurídicos», dice Alfonso Serrano, diputado del PP en la comisión

Ciudadanos, que en este asunto se ha convertido en el perejil de todas las salsa, ha dejado suficientemente abierto lo que pueda ocurrir en la comisión, al señalar su portavoz en la misma, César Zafra, que en ella «se preguntará a la presidenta sobre el caso Lezo, y eso incluye muchas cosas».

Pero en el PP crece el enfado con sus socios de investidura. Alfonso Serrano, diputado popular en la comisión de corrupción, denuncia que los grupos de oposición, al aceptar la comparecencia de la presidenta, «han pasado olímpicamente de las recomendaciones de los informes jurídicos» de la Cámara. Cifuentes deberá enfrentarse además en total soledad a la comisión, dado que el PP renunció a participar en la misma por considerarla «un circo y un aquelarre» y ya no cuenta con miembros en la misma. Creen que lo que ocurrirá el día 2 será «un intento de intimidación política por parte de Ciudadanos», y critican que lo que se persiga es «dar caza política a un adversario».