Un coche circula ayer junto a una de las entradas al túnel de Sor Ángela de la Cruz
Un coche circula ayer junto a una de las entradas al túnel de Sor Ángela de la Cruz - ÓSCAR DEL POZO

El cierre de dos túneles obstruye el tráfico en la zona norte de Madrid

Las filtraciones de agua cercenan el tránsito de coches por los pasos inferiores de Pío XII y Sor Ángela de la Cruz

MADRIDActualizado:

En medio de una fuerte indignación vecinal, el Ayuntamiento de Madrid reabrió ayer el carril izquierdo del túnel de Sor Ángela de la Cruz, en sentido paseo de la Castellana. No así el carril derecho, en este mismo sentido, que permanece cerrado, al igual que ambos carriles en sentido Villamil. Esta apertura parcial no parece, sin embargo, ser suficiente para que el tráfico -colapsado en las horas punta desde el inicio de las obras- recupere la normalidad de antaño.

A través de un comunicado, el Gobierno de Manuela Carmena señaló que el motivo de las restricciones responde a diversas filtraciones de agua causadas por averías en la red del Canal de Isabel II de la zona. El Consistorio justificó la demora debido a que los servicios de conservación de la empresa pública de gestión del agua «siguen sin localizar todas las fisuras».

Como viene sucediendo desde el inicio de las obras, prolongadas durante los últimos 15 días, no hay fecha de finalización prevista. Incertidumbre que también se mantiene en el acceso al túnel de Pío XII en sentido Monforte de Lemos y Sinesio Delgado, cerrado desde la segunda semana de enero. También aquí, las filtraciones, que entran por la superficie a través de la playa de vías de la estación de Chamartín, son las culpables del actual cerrojazo.

En este caso, el Área de Desarrollo Urbano Sostenible y el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF) trabajan conjuntamente para acometer «cuanto antes» las obras de «sellado e impermeabilización de la playa de vías de Chamartín». Los técnicos estiman que la primera fase podría terminar a mediados de febrero, aunque recalcan que «la duración está fuertemente condicionada por la necesidad de mantener en servicio la explotación de la infraestructura ferroviaria, lo que deja muy cortas ventanas de trabajo».

Ambas actuaciones suponen un verdadero quebradero de cabeza para los centenares de vehículos que transitan a diario por estos canales. «El primer día me enteré al llegar a la boca del túnel y ver que no dejaban pasar», señala Ángeles García, una vecina de Puerta de Hierro que no entiende por qué nadie informó a los moradores de los barrios más próximos. Esta mujer, de 70 años, utiliza habitualmente el túnel de Sor Ángela de la Cruz para ir a ver su hija, que reside en la calle de Alberto Alcocer. «No critico el hecho de que lo arreglen, pero sí que no nos hayan dado ningún tipo de información», prosigue indignada.

Rutas alternativas

Como ella, son muchos los conductores que deben desviarse por las calles adyacentes, generándose fuertes retenciones sobre a todo a primera hora y pasadas las seis de la tarde. El nudo norte de la M-30 es otro de los focos más congestionados, principalmente a la altura de hospital de La Paz y la conexión con la Castellana.

Precisamente, a poco distancia de este punto, fue reabierto ayer el túnel de plaza de Castilla, cerrado para llevar a cabo una pavimentación. La velocidad estará limitada a 30 kilómetros por hora hasta que se seque por completo la calzada. Otro corte parcial afecta al pasaje de Azca, que desde el 25 de enero mantiene inoperativos los carriles derechos de la entrada por Basílica y de la salida por Capitán Haya, en ambos casos también a causa de filtraciones de agua.