Mensaje con el que la familia denunción lo ocurrido
Mensaje con el que la familia denunción lo ocurrido - ABC

El centro comercial Príncipe Pío pide perdón por negar la entrada al perro de un niño discapacitado

La superficie ha reconocido su error y asegura que «no volverá a ocurrir»: «David y su perrito Killer pueden venir siempre que quieran»

MadridActualizado:

El centro comercial Príncipe Pío ha reconocido la denuncia de un padre que acusó a los grandes almacenes de impedir la entrada de su perro, pese a que su hijo discapacitado lo necesitaba. La dirección del centro ha pedido disculpas y ha asegurado «que no se volverá a repetir»: «Fue un error de análisis de la situación y fue algo puntual que, por supuesto, no se volverá repetir».

Como informó ABC, el padre de David, un niño con discapacidad física e intelectual, puso en marcha una recogida de firmas para denunciar la situación vivida en el centro comercial días antes. «David tiene discapacidad física e intelectual, va en silla de ruedas y siempre le acompaña Killer, un perrito de 4 kilogramos que le estimula, le tranquiliza y le ayuda con su desarrollo», dijo.

«El domingo por la tarde se acercó un vigilante de seguridad y me dijo que no podíamos estar allí con el perro. Le respondí que siempre que entramos con él no hay ningún problema y que, además, el perro no va nunca suelto, sino subido sobre la silla de ruedas de mi hijo. Nuestra explicación no sirvió al vigilante, quien, muy amablemente, nos dijo que eran órdenes de dirección y nos invitó a abandonar el centro», relataba en su escrito.

Tras contemplar cómo recogía cerca de 5.000 firmas a través de la plataforma Change.org, el Príncipe Pío ha insistido en que fue un «error». «Bien es cierto que nuestro protocolo oficial no permite la entrada de animales en el centro comercial, pero hay expcepciones en las que precisamente contemplamos este tipo de situaciones», han explicado. Según la dirección del centro, ya le han trasladado las disculpas personalmente a la familia, que han aceptado «amablemente»: «David y su perrito Killer pueden venir siempre que quieran».