Ahora Madrid

Carmena quiere remunicipalizar BiciMad: pierde 3,6 millones anuales

Medio Ambiente estudia subrogar a los 50 trabajadores del servicio a través de la EMT por 1,4 millones

Un usuario de BiciMad en la Puerta del Sol
Un usuario de BiciMad en la Puerta del Sol - JOSÉ RAMÓN LADRA

El gobierno de Manuela Carmena estudia remunicipalizar el servicio público de bicicletas a través de las inestables cuentas de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), que hasta 2014 cerraba el ejercicio con pérdidas. BiciMad, el sueño de Gallardón que hizo real Ana Botella, aterrizó en Madrid el 23 de junio de 2014. Desde entonces, la empresa adjudicataria de este contrato integral, la navarra Bonopark, solo ha entendido un concepto, el del déficit.

En octubre del año pasado, esta entidad anunció a la actual Corporación municipal que estaban al borde de la quiebra, con pérdidas mensuales de 300.000 euros. El vandalismo es su principal problema.

Sin transparencia

En 2015, el sistema de BiciMad contaba con un parque de unas 1.900 bicicletas, de las cuales un 54% habían estado disponibles a los usuarios y un 46% habían sido dañadas; al margen, se perdieron otras 1.600 que fueron repuestas, según datos ofrecidos por Bonopark el ejercicio anterior.

El balance de este año de vandalismo con el que cuenta el Consistorio no lo ofrece el Área de Medio Ambiente que dirige Inés Sabanés ni a los medios de comunicación ni a la oposición. Haciendo alarde del principio de transparencia de Ahora Madrid tampoco se permite a Bonopark que hable con otros interlocutores que no sean los del gobierno.

Sin embargo, con las últimas variables que se conocen, la delegada del ramo planea hacerse con el servicio de alquiler de bicicletas.

El plan, en un informe

En un informe, elaborado por la EMT y al que ha tenido acceso ABC, se analiza la situación actual de forma fútil (en 14 páginas) y se diseña el nuevo organigrama de BiciMad, donde el Ayuntamiento evalúa el coste de asumir la plantilla de 50 trabajadores de Bonopark por 1,4 millones de euros.

Ciudadanos está en contra de esta remunicipalización. El concejal Sergio Brabezo, portavoz de la Comisión Permanente Ordinaria de Medio Ambiente y Movilidad, tiene bien estudiado este asunto. «La EMT tiene un resultado de explotación negativo en cuanto al negocio de transporte de viajeros y no podemos tensionar todavía más las cuentas de la empresa adquiriendo BiciMad, que en el 2015 perdía 300.000 euros mensuales», sentencia.

Otro aspecto que el Ayuntamiento ha de tener en cuenta es que la EMT asumiría la prestación de los servicios de alquiler de bicicleta y gestión de vallas previa indemnización económica a Bonopark por rescindir el contrato antes de tiempo, ya que está vigente hasta 2025.

El lote número 5 del Contrato Integral de Movilidad que se licitó en 2013 incluía estos dos servicios y estaba previsto para una duración de 12 años. En este periodo, la empresa recibía un total de 25 millones de euros de las arcas madrileñas.

Brabezo recuerda que la EMT cerró 2015 con un beneficio de 10 millones de euros «tras haber logrado que se le devolviera el llamado céntimo sanitario, un impuesto que fue cobrado entre 2005 y 2012 y que fue declarado ilegal por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) en 2014». El patrimonio neto de la EMT se redujo de 2010 a 2015, señala, de 299,7 millones de euros a 206,1 millones.

Más inversión

El Ayuntamiento quiere continuar ampliar el servicio y expandirlo a la zona sur de la capital. La previsión de gasto en 2017 para el alquiler de la bicicleta es de 2,5 millones de euros.Se sumarán 468 vehículos nuevos hasta alcanzar las 2.496 –BiciMad empezó con 1.560 bicis– . Para el servicio de gestión de vallas, casi 365.762 euros.

Ciudadanos elaboró un plan de viabilidad que ya presentó al Ayuntamiento en 2015 para mejorar el servicio. Para el partido naranja, en primer lugar, hay que resolver el problema del vandalismo, que se debe, a su juicio, por «un funcionamiento deficiente de los débiles anclajes, un software inestable, la falta de control vía GPS en tiempo real y el hecho de que las cámaras de seguridad estén inoperativas», sostiene Brabezo.

C’s apuesta porque se pongan en marcha las videocámaras para acabar con los actos incívicos en el servicio, siempre estableciendo líneas de acción entre el Consistorio, la Comunidad de Madrid y la Policía Municipal. La actuación de Bonopark también pasaría por la de «asegurar el servicio con una actualización de los tótems para evitar que usuarios ebrios» puedan utilizar estos vehículos. Brabezo apuesta porque se establezca el centro de atención al usuario directamente dependiente de la empresa gestora y no del servicio del Ayuntamiento 010 como hasta ahora.

El partido de la oposición propone todos estos avances con coste cero para los madrileños. «Financiaremos las mejoras incorporando publicidad en el servicio, tal y como hacen las grandes ciudades europeas como Londres. La capital inglesa ingresa 9 millones de euros al año con la promoción del banco Santander», apostilla el edil.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios