La Esquina del Bernabéu, que se convertirá en una zona ajardinada de uso público
La Esquina del Bernabéu, que se convertirá en una zona ajardinada de uso público - DE SAN BERNARDO

Carmena da vía libre al Real Madrid para demoler las torres y la Esquina del Bernabéu

La Junta aprueba hoy la reparcelación y el cambio de uso de suelo para la reforma del estadio y su entorno

MadridActualizado:

El Ayuntamiento de Madrid allana el camino al Real Madrid para que inicie las obras de remodelación de su estadio este verano. Ya cuenta con la licencia de demolición de la Esquina del Bernabéu y el graderío desde el año pasado y, hoy, la Junta de Gobierno da un paso más con la aprobación del proyecto de reparcelación del ámbito. Este procedimiento es imprescindible para que Florentino Pérez pueda tirar las dos torres circulares enclavadas en los extremos de la fachada oeste al paseo de la Castellana para su posterior reconstrucción con la misma superficie. Además del derribo de las torres, el club también echará abajo la Esquina, manteniendo bajo rasante el aparcamiento privado, y transformando la zona –un condicionante que impuso el Consistorio– en un espacio ajardinado de uso público.

El Real Madrid supera así la burocracia administrativa más ardua y ya sólo necesita que Desarrollo Urbano Sostenible le dé el visto bueno a la licencia única de obras de remodelación que presentó el pasado mes de noviembre. Según informaron ayer desde la concejalía se espera poder conceder el permiso definitivo a finales de mayo. Todo está en orden. A la sociedad deportiva le urge comenzar los trabajos cuanto antes, tal y como han trasladado a los técnicos municipales. En estos momentos, los bomberos del Ayuntamiento de Madrid supervisan los planes de evacuación presentados por el club.

El proyecto contempla las obras de demolición y construcción de la cubierta y de la fachada con la ampliación de los forjados a la Castellana y Padre Damián. El Real Madrid planea acometer las obras en dos fases. La cubierta, el trabajo de mayor envergadura, comenzará este verano. La fachada, el cerramiento –que aún debe de pasar por supervisión de Patrimonio–, la envolvente y la construcción de las torres lo ejecutará en la temporada estival de 2019. La fecha en la que se inicien las obras del entorno, que supondrán gran afección al tráfico, aún están pendientes de fijarse. Suponen, además de la zona ajardinada de la Esquina, la transformación del aparcamiento del paseo de la Castellana en una zona peatonal que ocupará la longitud de la fachada oeste.

«Con esta reparcelación queda completado el proceso de planeamiento. Ahora ya lo que toca es iniciar las obras una vez que se otorguen las siguientes licencias de demolición, de obra y construcción. Son trámites sencillos. Estamos muy satisfechos con cómo se ha desarrollado», manifiesta a ABC el delegado de Desarrollo Urbano Sostenible, José Manuel Calvo.

Recalificación

El proyecto al que hoy se le da luz verde permite la regularización de las parcelas de deportivo privado y viario público, en el que la totalidad de los costes de la actuación en concepto de cargas y obras de urbanización correrán a cargo Real Madrid, que aún no tiene patrocinador que financie la obra –International Petroleum Investment Company (Ipic) le iba a haber inyectado 400 millones de euros–. Del total del ámbito, la superficie privada suma 44.560,00 metros cuadrados, y la superficie pública de viarios y zona ajardinada, 38.887,45 m2.

Con el trámite de reparcelación también se ha cambiado la calificación del suelo. El que actualmente ocupan dos de las cuatro torres de evacuación (Castellana), propiedad del Real Madrid, pasa a integrarse en suelo municipal de uso público; mientras que las otras dos torres que se erigen (sobre Padre Damián) pasan a tener uso deportivo y al dominio de la entidad blanca.

Diez metros más

Como ya adelantó este diario, el Santiago Bernabéu del futuro será diez metros más alto y vertebrará un gran pasillo verde, desde la avenida del General Perón hasta la conexión de la calle de Ramón y Cajal con la M-30. Este incremento se debe a las vigas que se situarán por encima de la grada más alta, de la que colgará la estructura que sostiene el techo del terreno de juego. Irá en voladizo y en forma de anillo alrededor de todo el estadio, situada en paralelo a los límites del rectángulo del césped. Debido al peso de la estructura, el canto de las vigas debe ser más grande. «Era un proyecto que estaba bloqueado, que fue anulado en los tribunales cuando el anterior gobierno lo tramitó. A día de hoy, no sólo se ha desbloqueado, sino que no ha recibido ningún recurso judicial.Está desarrollándose en unos plazos buenos», remacha el concejal de Podemos.