La alcaldesa Manuela Carmena, la presidenta del Comisionado Paca Sauquillo con los demás miembros: Santos Urías, Amelia Valcárcel, José Álvarez, Andrés Trapiello, Teresa Arenillas y Octavio Ruiz-Manjón
La alcaldesa Manuela Carmena, la presidenta del Comisionado Paca Sauquillo con los demás miembros: Santos Urías, Amelia Valcárcel, José Álvarez, Andrés Trapiello, Teresa Arenillas y Octavio Ruiz-Manjón - MAYA BALANYÁ

Carmena creará una Oficina de la Memoria Histórica permanente tras disolver el Comisionado en verano

La alcaldesa quiere continuar la investigación de la huella franquista el resto de la legislatura; buscará el apoyo del PSOE para crear el nuevo órgano

MADRIDActualizado:

Cuando la alcaldesa de Madrid Manuela Carmena encomendó a Francisca Sauquillo la dirección del Comisionado de la Memoria Histórica, la exsenadora y eurodiputada socialista aseguró que su «misión se podía lograr en el plazo de un año» y una vez cumplidos los objetivos, este órgano colegiado de asesoramiento y propuesta se disolvería. El departamento se constituyó después de que la regidora quitase las competencias en la materia a la ahora exdelegada de Cultura y Deportes, Celia Mayer, cuando ésta ordenó retirar, sin informes previos, el homenaje a los ocho frailes carmelitas fusilados.

El 27 de abril habrán pasado 365 días desde que el Pleno aprobase su constitución, cuyo presupuesto para 2017 (25.200 euros) se extiende solo hasta el próximo junio. «Los objetivos para los que fue creado el Comisionado se cumplirán en un plazo relativamente corto. El procedimiento se ha alargado por la modificación de la ordenanza del callejero, que hace que todas nuestras propuestas del cambio de calles pasen por las Juntas de los distritos. Espero que antes de junio estén contestadas todas las alegaciones y demos cuenta de ello al Pleno», afirmó Sauquillo en declaraciones a ABC la semana pasada. «Hay gente que no forman parte de las Juntas de los distritos que no está de acuerdo con cosas que hemos hecho y a ellos también, de alguna forma, deberemos contestarles», añadió.

Una vez finalizada su tarea, el Comisionado emitirá un informe final en el que ahondará en la idea que Sauquillo siempre ha defendido: crear una oficina permanente que continúe el trabajo empezado por el Comisionado, al igual que lo tienen otras ciudades españolas y del extranjero. «Después de cumplir con nuestras funciones, el que tiene que gestionar esta materia es el propio Ayuntamiento, por eso, el planteamiento es que se cree una Oficina de la Memoria Histórica permanente», indicó. Esta propuesta de la que dará cuenta la Tercera Tenencia de Alcaldía, cargo que ostenta Mauricio Valiente, deberá ser refrendada por la mayoría del Pleno. Ahora Madrid necesitará, de nuevo, del apoyo del PSOE para lograr este objetivo.

Grupos de trabajo

Durante este año, los siete miembros del Comisionado se han reunido cada quince días para marcar las líneas de actuación para aplicar la ley de Memoria Histórica en Madrid. Pese a que las dietas solo cubren 25 sesiones, según subrayó Sauquillo, el trabajo ha sido constante. Tal y como contemplaba el reglamento, se han constituido grupos de trabajo permanentes para realizar tareas de análisis, estudio y elaboración de propuestas concretas. «Nos hemos reunido con los historiadores más conocidos de Madrid, que ellos no están dentro del trabajo habitual del Comisionado, pero es importante aportar su visión. Y también nos hemos mantenido encuentros con los Cronistas de la Villa», sostuvo.

Todos estos grupos de trabajo no han recibido remuneración alguna, no obstante, la futura Oficina de la Memoria Histórica nacerá con vocación permanente, por lo que, según incidió Sauquillo, «lo suyo sería que se contratara a un personal fijo determinado». Por su parte, no participará de forma activa en este nuevo departamento: «mi idea personal es que me retiraría cuando terminásemos de hacer la propuesta del cambio de calles, de lugares de la memoria y de placas», insistió. «Todo lo que queda por hacer lo llevará a cabo otro grupo de gente o los miembros del Comisionado que estén dispuestos a continuar», dijo.

Entre ellos está Txema Urkijo, quien ha ejercido de asesor intermediario entre el gobierno de Carmena y el propio Comisionado. Él es el indicado para pilotar la transición hacia el nuevo modelo, ya que fue el director de la Oficina de Atención a las Víctimas del Terrorismo del Gobierno vasco.