Madrid

Carmena autorizó el acto pro 1-0 por «su aceptación popular generalizada»

El PP, que ayer presentó el recurso contra la cesión, denuncia que fue el número 41 de la lista de Ahora Madrid quien solicitó el permiso para el local

Los concejales municipales del PP, con su portavoz José Luis Martínez-Almeida, y varias diputadas regionales del PP, frente a la Nave de Terneras de Matadero
Los concejales municipales del PP, con su portavoz José Luis Martínez-Almeida, y varias diputadas regionales del PP, frente a la Nave de Terneras de Matadero - BELÉN DÍAZ

Los 21 concejales populares del Ayuntamiento de Madrid están indignados por el acto a favor del referéndum del 1-0 en Cataluña, declarado ilegal por el Tribunal Constitucional que la alcaldesa Carmena ha autorizado celebrar en un local municipal. Y más tras conocer las razones por las cuales ha sido autorizado. De acuerdo con el documento firmado por la concejal del distrito de Arganzuela, en el que está previsto que se celebre, se da el permiso por considerar que «la actuación contribuye al desarollo social» y su fin es «de aceptación popular generalizada».

El portavoz del grupo municipal popular, José Luis Martínez-Almeida, ha denunciado además que, «aunque la alcaldesa Carmena dijo que no tenía nada que ver con el acto, fue el número 41 de la lista de Ahora Madrid en las últimas elecciones municipales, Pedro Casas, quien pidió el permiso», lo que a su juicio demuestra la vinculación directa del gobierno local con esta reunión, convocada por la entidad «Madrileños por el derecho a decidir.

Además de resultarle inverosímil que se considere este acto «de aceptación popular generalizada», Martínez-Almeida teme que el mismo se convierta en «una exaltación del referéndum ilegal del 1 de octubre».

«Carmenada no; canallada»

Por eso, lo califica «no de carmenada, sino de canallada». El líder de los populares en el Ayuntamiento ha pedido a la alcaldesa que «descuelgue el teléfono y llame a los alcaldes catalanes que no van a ceder locales para la consulta, y les pregunte sobre las presiones que sufren», y «los escraches», «intimidaciones» y «coacciones» que soportan tanto ellos como los funcionarios catalanes. «Es increible que mientras esto pase, en Madrid el domingo se haga una exaltación de ese referéndum ilegal».

Por eso, el PP en Madrid interpuso ayer el anunciado recurso contencioso-administrativo en el que pide la suspensión cautelar e inmediata del uso del local municipal, «al objeto de asegurar la efectividad de una eventual sentencia estimatoria». «El Ayuntamiento no puede ceder un local para realizar un acto que es un desafío al Tribunal Constitucional». opinó ayer Martínez-Almeida.

«La inmensa mayoría del pueblo español está por la convivencia, la libertad y la Constitución», dice el PP
En el recurso se señala que el acto «En Madrid por el derecho a decidir» indica en su publicidad que durante el mismo se exigirá al Gobierno Central que permita que «la consulta en Cataluña se realice con plenas garantías democráticas, sin oponer obstáculos y respetando escrupulosamente la decisión que de ella se derive». Respecto a la afirmación que se realiza en el decreto de autorización de que se trata de un acto de «aceptación popular generalizada», el PP indica que es «una falacia», cuando «la inmensa mayoría del pueblo español está por la convivencia, la libertad y la Constitución.

Asumir responsabilidad

El líder del PP en el Ayuntamiento de Madrid entiende que es la alcaldesa Manuela Carmena la que tiene que «asumir su responsabilidad si el domingo aquí se produce un acto de exaltación del referéndum ilegal». A ella, insistió, es a quien le corresponde parar este acto, es la alcaldesa de Madrid».

Por su parte, Rommy Arce, la concejal presidente del distrito de Arganzuela, también es responsable «porque es quien firma el decreto que lo autoriza», aunque «sus competencias son delegadas de la alcaldesa», que podría «revocarlas y prohibir el acto».

Insiste el concejal que el dictamen del Tribunal Constitucional que acuerda la suspensión cautelar del referéndum del 1 de octubre en Cataluña recuerda a los los poderes públicos su «deber de impedir o paralizar cualquier iniciativa que suponga ignorar o eludir la suspensión acordada».

«Obviamente la cesión de un local de titularidad municipal para que se realice en un acto en lo que se va a hacer es incitar a la celebración de ese referéndum e incitar a la participación es ignorar el mandato del Tribunal Constitucional», señala.

Una vez presentado el recurso, habría un plazo de 48 horas para que el juez se pronuncie sobre el mismo. En su argumentación, el PP critica que este acto pueda realizarse en un local municipal, por considerar que contraviene el fondo del dictamen del TC.

Desde el PP se anima al resto de formaciones políticas del Ayuntamiento a que se unan a ellos en su protesta. «La portavoz del PSOE ya dijo recientemente que en este tema no se podía ser equidistante, y Cuidadanos está en nuestra misma línea», confirmó Martínez-Almeida.

Pintadas

Por otra parte, el jefe del grupo municipal popular rechazó las pintadas que aparecieron días atrás en la fachada del Matadero donde se va a celebrar el acto pro consulta, y en las que se leía: «Muerte al separatismo. JFE. Arriba España». Martínez-Almeida asegura: «Las condenamos totalmente; nos parecen lamentables y no las compartimos. Apostamos por la ley y el Estado de Derecho». Las pintadas ya habían sido borradas ayer.

Toda la actualidad en portada

comentarios