Madrid

Carmena asegura que el cierre de la Gran Vía «busca una Navidad extraordinaria»

La alcaldesa asegura: «Sabemos que todas las medidas que toma Madrid tienen que estar en conocimiento de la Comunidad y así estamos»

Manuela Carmena, junto a Cristina Cifuentes en su último encuentro - EFE
ABC Madrid - Actualizado: Guardado en:

Manuela Carmena y su equipo han ordenado cerrar la Gran Vía al tráfico a partir del próximo viernes, y de forma intermitente durante las navidades, para dar más espacio al peatón y para «facilitar y hacer una Navidad posible y extraordinaria», ha asegurado la alcaldesa. Respecto a la polémica que se ha abierto al señalar el Consorcio Regional de Transporte que no habían tenido comunicación oficial del Ayuntamiento sobre estos cortes, la regidora ha asegurado que «sabemos que todas las medidas que toma Madrid tienen que estar en conocimiento de la Comunidad, y así estamos».

A juicio de la alcaldesa, la medida de cortar el tráfico entre el 2 de diciembre y el 8 de enero en la Gran Vía y en otras calles del centro de la ciudad -de forma interrumpida, afectando fundamentalmente a los fines de semana-, busca «facilitar y hacer una Navidad posible y extraordinaria» para todos los que pasan por la capital, así como dar más espacio a los peatones.

Más espacio para el peatón

Así lo ha asegurado este mediodía, y además ha señalado que dar más espacio a los peatones es para que la Navidad sea «mejor, la que necesita Madrid», porque «la Navidad, aparte de ser una fiesta cristiana, pero que todos sus valores se extienden por el mundo, busca el encuentro con los amigos», ha resaltado.

La primer edil ha indicado que ahora hay «muchas fiestas de amigos» y que se reúnen las familias, por lo que se busca «cómo obsequiar, comprar» y ha remarcado que la Navidad «tiene algo de ir al Centro, de buscar, de encontrar», y que el centro de Madrid necesita estar «adaptado» para esta Navidad «sea muy buena».

Un carril por sentido

Además, ha subrayado la relación «estrecha y siempre abierta» que tiene el Ayuntamiento con la presidenta de la Comunidad de Madrid, Cristina Cifuentes.«No hay que buscar enfrentamientos donde no los hay», ha concluído.

A partir del viernes, la Gran Vía, principal arteria de comunicación este-oeste en la ciudad, quedará cortada al tráfico privado y sólo se permitirá la circulación de autobuses, taxis, motos y vehículos de residentes en un carril por sentido, excepto en el tramo que va de la calle San Bernardo a la Plaza de España, en que habrá dos carriles. Desde el Consorcio de Transportes y la Comunidad de Madrid han protestado porque no se les ha comunicado previamente la noticia, para poder coordinar adecuadamente los refuerzos de Metro que serán necesarios.

También asociaciones de comerciantes como la de Gran Vía han mostrado su oposición a la «improvisación» de esta medida, sobre la que tampoco habían sido consultados. Asímismo, han mostrado su preocupación por el incremento de personas en las aceras, a la vez que este espacio está cubierto cada vez más frecuentemente por «manteros», denuncian.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios