Imagen del Nudo Norte de Madrid desde Torrespacio
Imagen del Nudo Norte de Madrid desde Torrespacio - JAIME GARCÍA

Carmena aplaza hasta 2019 las obras del Nudo Norte

La complejidad del «scalextric» y su nexo con el proyecto de DCN retrasan los trabajos

MADRIDActualizado:

Finales de 2017 era la fecha en la que el Ayuntamiento de Madrid tenía previsto iniciar las obras para desatascar el Nudo Norte de la capital. Sin embargo, los trabajos para aliviar este enclave problemático para el tráfico rodado de la ciudad, por el que pasan más de 34.000 vehículos solo durante la hora punta de la mañana, no comenzarán, al menos, hasta 2019, según confirmaron a ABC fuentes de Desarrollo Urbano Sostenible.

La subdirección general de Obras e Infraestructuras Urbanas adjudicó el pasado 15 de junio la redacción del proyecto a la empresa Prointec, por 448.970, 50 euros. En principio, el diseño del plan para el Nudo Norte se dilataría seis meses, según consta en el expediente de contratación. Y, a partir de que se adjudicasen las obras, éstas durarían otros 18 meses más. En total, se invertirán 110 millones.

Pero la «complejidad del proyecto» y su relación directa con la ampliación de la Castellana han dilatado el inicio de las obras. Este entramado será el que una el paseo de la Castellana con el norte de la ciudad, por ello se debe tener en cuenta el diseño definitivo de la operación Chamartín. «El retraso se debe a que es un plan complejo y a que está muy ligado al proyecto Nuevo Norte», explican desde Urbanismo. «De lo que en el Nuevo Norte se decida influirá mucho en la solución final que se dé a este nudo», subrayan.

El plan del Nudo Norte, como adelantó ABC, supone construir cuatro «scalextric». Uno de estos falsos túneles se incorporaría en el tramo M-30 sureste, que une el tráfico proveniente del paseo de la Castellana sur en dirección a la M-11, y que ahora confluye con los coches que llegan desde la avenida de la Ilustración y la M-607. El segundo, en el tramo M-30 noreste, conectaría la circulación que proviene de la M-11 y que se dirigen a la M-30 oeste, donde ahora también se unen los coches que llegan de la A-1 y la M-30 sur. El tercero, en el tramo M-30 suroeste, serviría de conexión con la avenida de la Ilustración y la M-607 en dirección M-30 sur y el paseo de la Castellana. Y el cuarto, en el tramo M-30 noroeste, donde convergen los vehículos que vienen del paseo de la Castellana sur con la avenida de la Ilustración, evitaría que se junten con los coches que llegan de la M-30 y la A-1 en dirección M-607 y la Ilustración.