Ayuntamiento de Madrid

Carmena acometerá una reforma integral de los Jardines de Sabatini

Medio Ambiente detectó hundimientos y oquedades en las piedras del conjunto histórico

Panorámica de los Jardines de Sabatini, frente al Palacio Real
Panorámica de los Jardines de Sabatini, frente al Palacio Real - JOSÉ RAMÓN LADRA

Su diseño geométrico y su privilegiada situación junto al Palacio Real (por el que pasaron 1.475.421 visitantes en 2016) convierte a los Jardines de Sabatini en uno de los espacios verdes más bellos y fotografiados del Madrid de los Austrias. Quizá no se aprecie en las instantáneas que capturen los cientos de miles de turistas que estos días recorren la ciudad, pero este enclave histórico inspirado en una idea original del maestro italiano Francesco Sabatini y culminado en 1949 necesita una restauración integral. El Ayuntamiento de la capital, gobernado por Manuela Carmena (Ahora Madrid), comenzará en enero un pormenorizado estudio que se prolongará durante seis meses y que culminará con la redacción de un proyecto de reforma completa del parque, que servirá de base para la licitación de las indispensables obras de reparación.

JOSÉ RAMÓN LADRA

Según consta en el expediente de contratación, consultado por ABC, «la vejez de los materiales, las patologías producidas por los movimientos del subsuelo y las grietas provocadas por las raíces de los árboles» han acelerado su deterioro. En esta ocasión, no bastará sólo con un lavado de cara del entorno, sino que también se deberá tener en cuenta la «eliminación de barreras arquitectónicas» y la «posible influencia» que tendrá la reforma de la plaza de España, que también comienza en enero de 2018.

Durante el montaje de la platea de espectadores para los Veranos de la Villa en 2014, apareció un socavón bajo el pavimento de la terraza media de los Jardines. Aunque aquel desperfecto fue atajado en su momento, desde entonces se comenzó a evidenciar la necesidad de acometer una intervención transversal en este espacio catalogado como «Parques y Jardines de Interés» con el Nivel 1 de protección.

Ideado bajo el reinado de Carlos III y llevado a cabo ya durante la II República, la construcción de los Jardines se retrasó ante las dificultades del terreno. Y, según recoge el historiador José Luis Sancho, a ello se sumó la discusión sobre la necesidad de escalonar el jardín y construir muros de contención para amortiguar los 20 metros de desnivel. Al final, se optó por desarrollar los Jardines en torno a tres niveles o terrazas delimitadas por grandes muros de ladrillo, mampostería de piedra caliza y granito y barandillas y cierres de forja.

JOSÉ RAMÓN LADRA

En concreto, tal y como recoge el proyecto de restauración, el muro de cerramiento de ladrillo de la calle de Bailén presenta «suciedad y pérdida de materiales y morteros». A su vez, el murete a modo de barandilla del cerramiento que da a los Jardines del Campo del Moro también tiene «una gran pérdida de materiales y de morteros».

En las escaleras, bancos, bordillos y muretes de las terrazas baja y media se observan algunos «desplomes» y hay huecos en las juntas de las piezas de granito y caliza. Los paseos también presentan «hundimientos puntuales por la falta de recogida de aguas pluviales». Además, el crecimiento libre de las raíces de los pinos ha provocado que se levanten los pavimentos y las ocho estatuas de los monarcas que iban destinadas al friso del Palacio Real «han perdido su verticalidad». Otro de los asuntos que abordar será el «mal estado de conservación» de las zonas de almacenaje y en los antiguos aseos públicos, que albergan «humedades» en el interior y «graves problemas de ventilación».

Toda la actualidad en portada

comentarios