BiciMad Los números rojos de la empresa de bicicletas públicas

La EMT gestionará desde ahora el servicio que daba BiciMad, que recibe casi 200 quejas diarias

Una parada de BiciMad en la Puerta del Sol
Una parada de BiciMad en la Puerta del Sol - JOSÉ RAMÓN LADRA

El Ayuntamiento de Madrid certificó ayer la compra de BiciMad por 10,5 millones de euros. De esta forma, el Gobierno que dirige Manuela Carmena pasará a gestionar, por medio de la Empresa Municipal de Transportes (EMT), el servicio que ofrecía en la capital la compañía Bonopark S.L. y que, cada mes, le reporta pérdidas de 300.000 euros, hasta llegar a los 3,6 millones de déficit al año. Con el anuncio de ayer, que curiosamente realizó la portavoz municipal, Rita Maestre, se confirma la información publicada por ABC, que anticipó que Bonopark, al borde de la quiebra, entregaría la gestión a la EMT, una entidad que precisamente no goza de gran solvencia económica: hasta 2014 tuvo pérdidas.

Poco más de dos años después de implantar el modelo de bicicleta eléctrica pública en Madrid, la privada se aparta y se desprende con esta operación de la licencia y de los activos no amortizados del sistema —bicicletas, maquinaria, hardware, software, equipos técnicos, construcciones, mobiliario y existencias—, para entregárselos a la EMT. Si bien se especificó que las pérdidas que BiciMad ha generado hasta ahora serán asumidas por Bonopark -que continuará como proveedor tecnológico-, cualquier gasto a partir de ahora se pagará con dinero público. «Es un gran día para Madrid» se felicitó, sin embargo, Maestre antes de ceder la palabra a la concejal de Medio Ambiente y Movilidad, Inés Sabanés, quien justificó este movimiento en la «necesidad de estabilizar, mejorar y resolver las necesidades de los asociados».

Precisamente, los socios de BiciMad han mostrado en numerosas ocasiones su descontento con el servicio, que a día de hoy cuenta con 2.028 bicicletas repartidas en 165 estaciones al servicio de más de 60.000 abonados. Así lo desvela Sergio Brabezo, el concejal de Ciudadanos encargado del área de Medio Ambiente y Movilidad: «Los madrileños han dejado de confiar en este servicio y lo demuestran las 197 reclamaciones diarias que hacen en el 010». Por ello, reducir las incidencias es uno de los objetivos de los nuevos gestores y, Álvaro Fernández Heredia, gerente de la EMT, concretó que pretenden reducirlas «del 20 por ciento al 4 por ciento», por lo que centrarán sus esfuerzos en mejorar los sistemas de seguridad de las paradas.

Casi 200 quejas diarias son muchas, como mucho dinero son los 300.000 euros mensuales que pierde BiciMad por culpa, en parte, del vandalismo. Hace poco más de un año, Bonopark tuvo que ampliar el parque de bicicletas con 1.000 unidades nuevas. Por entonces, había 790 bicis destrozadas, una cifra que en los meses sucesivos superó las 1.000, la mitad de la flota.

Servicio caro

Estos datos ponen de manifiesto, además del comportamiento incívico de algunos, que BiciMad no es barato de mantener. Sabanés recordó que, como servicio público que es, «no se pretende que sea un negocio», pero sí espera que las pérdidas se reduzcan hasta llegar a una situación de equilibrio. Si finalmente se consigue este objetivo —nunca de forma inmediata—, lo sabrán en breve los contables de la EMT, desde donde ahora tocará, entre otras funciones, reparar las bicicletas averiadas además de, si fuera necesario, aumentar la flota. Esto supondría más gastos para la entidad, una decisión que critica Brabezo. «No creemos que sea una bueno que pague la EMT, porque tiene una tensión financiera importante y añadirle más gasto no es lo mejor», argumenta el de Ciudadanos, en la misma línea que la portavoz del PP en el Consistorio, Esperanza Aguirre, nada satisfecha con la medida: «Me apuesto lo que quieran a que con 10 millones no van a tener suficiente».

Además, la EMT también asumirá las nóminas de los trabajadores, 50 en total, de BiciMad. «La cesión del contrato significa asociar a los trabajadores operativos a la EMT», señaló Sabanés, confirmando así otra información de este diario, que reveló que los sueldos de estos empleados tendrán un coste de 1,4 millones de euros.

La pregunta que surge es si Carmena podrá reducir los costes de BiciMad a la vez que mantiene o mejora el servicio. Una ecuación que, al menos sobre el papel, no se antoja sencilla.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios