IGLESIAS DE MADRID

Basílica de Nuestra Señora la Milagrosa: Tierra de santos en plena ciudad

La parroquia es un curso acelerado de historia de la Iglesia en la España contemporánea

Interior de la Basílica de la Virgen de la Milagrosa
Interior de la Basílica de la Virgen de la Milagrosa - ISABEL PERMUY
Francisco Serrano Oceja Madrid - Actualizado: Guardado en:

¿Ves esas ventanas? -me señala el párroco Juan José González, mientras conversábamos en el patio contiguo a la puerta de la sacristía-. Ahí nació el Opus Dei. Sabemos que también, en esa casa, hizo ejercicios espirituales San Pedro Poveda. Por aquella puerta, que nos lleva al salón de actos, está el lugar en el que se celebró la asamblea fundacional de la HOAC. ¡Imagínate a Guillermo Rovirosa! Y no te olvides del antiguo púlpito de la Iglesia. Desde allí predicó San Manuel González. Le escuchó Dolores Sopeña, fundadora del Instituto de las Damas Catequistas…». Vamos, que la parroquia de La Virgen Milagrosa es un curso acelerado de historia de la Iglesia en la España contemporánea. Tierra de santos.

La Basílica parroquia de La Virgen Milagrosa es el centro de la «Civitas Vicenciana», la ciudad regida bajo el espíritu de santa Luisa de Marillac y de San Vicente Paúl, amor a los pobres, a los más pobres, «por claustro las calles donde están los pobres». Geografía de algo más de tres manzanas en la que habitan el mayor número por metro cuadrado, en el mundo, de Hijas de la Caridad, esas madres Teresas de Calcuta de andar por casa -para entendernos y con mi admiración y mi respeto-, y de hijos de San Vicente Paúl, los Paúles, con su carisma de formación del clero y las misiones populares.

Visita real

Una vez que la Congregación de la Misión se estableció en la calle de García de Paredes, a fin del siglo XIX, decidieron construir una iglesia. El 29 de abril de 1900 fue bendecido el terreno. El encargo, al arquitecto Juan Bautista Lázaro. El 23 de junio de 1904, el Nuncio Arístides Reinaldo consagró el templo de estilo neogótico. Fue el «cardenal de la Medalla», el cardenal Segura, siendo obispo de Coria, quien en una peregrinación a Roma en 1923 solicitó a Pío XI le concediera el título de Basílica. Y así lo hizo el Papa. En la guerra del 36 llegó la destrucción, el interior convertido en almacén y cine. Quedaron en pie las paredes y las vidrieras que representan escenas de la vida de San Vicente Paúl. Historia y más historia. El 11 de abril de 1926, Alfonso XIII y su esposa visitan la Basílica y son nombrados presidentes honorarios de la Asociación de la Virgen Milagrosa. El Nuncio Tedeschini les impuso la medalla.

Fachada de la iglesia
Fachada de la iglesia- ISABEL PERMUY

Si algo es la ciudad vicenciana, y esta parroquia de La Virgen Milagrosa, es ciudad de caridad. «La Milagrosa», confiesa el padre Juan José, «sigue haciendo milagros». Por cierto, al activo párroco le acompañan en el tajo los religiosos Miguel Ángel Renes, José Francisco Orozco, José María Nieto, Fernando Casado y Antonio Molina. Y son varios más los padres de la Residencia que prestan sus servicios, en el altar y en el confesionario, que los milagros también son de misericordia. Volvamos a la caridad, que aquí los números no necesitan más explicaciones: bolsa de empleo, el año pasado se colocaron por la gestión de los servicios parroquiales 134 mujeres y 10 hombres; número de personas atendidas en Cáritas, 1.854; se han distribuido 19.000 euros; 66 familias, con un total de 326 miembros, asistidas en sus necesidades.

Los números no necesitan más explicaciones: bolsa de empleo, el año pasado se colocaron por la gestión de los servicios parroquiales 134 mujeres y 10 hombres

Y sigo: el ropero parroquial ha hecho 1.857 servicios de entrega de ropa, calzado, a 939 varones y 918 mujeres; el SAC (Servicio de Alimentación de Cáritas), un economato parroquial para familias con escasos recursos, atendió a 96 familias, la parroquia ha aportado 19.766 euros para este economato; el Centro de Mayores Milagrosa cuenta con 85 socios… ¿Verdad que me creen si les digo que existen los milagros de caridad?

Pero la parroquia también son los grupos apostólicos de las voluntarias de la caridad, los Scout Alud, que han cumplido ya 35 años, la Sociedad de San Vicente Paúl, los miembros de Vida Ascendente, de la Renovación Carismática, la Hermandad de la Santísima Virgen de la Victoria de Trujillo en Madrid, y los niños de catequesis y de confirmación, que son no pocos de los colegios vicencianos del todo Madrid. Ah, y los belenes de esta parroquia, famosos, muy famosos, que hay que visitar estas próximas fechas. «Civitas Vicenciana», hoy solemne triduo, mañana fiesta grande. La Virgen milagrosa que sigue haciendo milagros…

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios