Madrid

Barricadas y protestas en la Cañada Real para evitar el derribo de infraviviendas ilegales

Decenas de vecinos se amotinaron en el poblado chabolista para impedir el paso de la Policía. Quemaron neumáticos cortando el acceso a la calle de Francisco Álvarez

M. J. Álvarez/M. R. Domingo - @mariajo_abc Madrid - Actualizado: Guardado en:

Un puñado de vecinos del poblado chabolista de la Cañada Real se han amotinado esta mañana para evitar el derribo de varias infraviviendas. Con pancartas de «No al derribo» y «Ofreced soluciones, no demoliciones», un grupo de residentes han organizado una protesta con barricadas de fuego para impedir el paso de la Policía a uno de los puntos más conflictivos de la zona, en Valdemingómez.

Los habitantes del poblado, de etnia gitana, incluso han amenazado con colapsar el acceso desde la A-3 (autovía de Valencia) con la quema de neumáticos. como hizo un grupo más numeroso compuesto por un centenar de personas hace diez días.

Al final, han prendido fuego a las ruedas, plásticos y maderas justo en la entrada al sector VI, en la calle de Francisco Álvarez, cortando la circulación. Hasta el lugar han acudido Bomberos del Ayuntamiento de Madrid, Policía Municipal y agentes de la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía Nacional.

El Ayuntamiento de Madrid confirmó a ABC que no se había derribado ninguna favela hoy ni hay ninguna actuación prevista al respecto. No obstante, rcuerdan que hay un acuerdo de mínimos que establece que las infraviviendas no aumenten.

Varios camiones del Selur se han encargado de retirar y limpiar los resto de material esparcidos por la calzada, mientras los residentes en esta zona del poblado recalcaban: «Quieren tirar nuestras casas para especular o con la excusa de la droga y no lo vamos a permitir. Yo llevo aquí 40 años y no me van a echar», explicaba Juan José, propietario del bar Las Rumanas. Georgiana, una joven rumana, presumía: «Hemos parado los derribos y lo seguiremos haciendo».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios