Madrid

El Ayuntamiento avisa: «Este año sí se cerrará la circulación en el centro por contaminación»

El nuevo protocolo contra la polución es más restrictivo que el aprobado por Ana Botella

Atasco en la M-30 durante uno de los días de días restricciones por contaminación
Atasco en la M-30 durante uno de los días de días restricciones por contaminación - JAIME GARCÍA

Con el final del verano y la llegada del frío, el Ayuntamiento de Madrid comienza a poner en marcha la organización del nuevo protocolo de contaminación que aprobó ya hace unos meses. Se trata de un documento mucho más restrictivo que el que puso en marcha Ana Botella, lo que puede favorecer que este invierno, por primera vez en la historia de la capital, se corte el tráfico en el centro por episodios de alta contaminación.

Fuentes del Consistorio lo advirtieron la semana pasada a ABC. «Seguro que este invierno vamos a tener que cortar la circulación en el centro por alta polución», avisan. Eso creará un escenario que nunca se había vivido en Madrid.

El nuevo protocolo contra la contaminación entró en vigor en febrero con medidas que endurecen las restricciones al tráfico en episodios de alta polución y rebajan los niveles de dióxido de nitrógeno (NO2), a partir de los cuales se limita la velocidad, el aparcamiento o el acceso de coches a la denominada «almendra» central.

Este nuevo protocolo ha sustituido al aprobado en el mandato de la alcaldesa Botella, que se estrenó en noviembre y, por vez primera en la historia de la ciudad, primero limitó a 70 kilómetros por hora la velocidad en la M-30 y luego prohibió aparcar en las zonas de estacionamiento regulado del centro de la ciudad a los no residentes.

Otra de las novedades introducidas es que adelanta un día la aplicación de medidas respecto al protocolo anterior. La nueva normativa contempla incluso la posibilidad de restringir por decreto la totalidad del tráfico en la M-30 y la almendra central en situaciones «muy excepcionales», hasta ahora inéditas, cuando se superen los 400 microgramos de NO2 por metro cúbico y la meteorología sea desfavorable. A pesar de la norma existente hasta ahora, Madrid incumplió en 2015 por sexto año consecutivo la media tope permitida por la UE en los niveles de dióxido de nitrógeno.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios