Madrid

Ataúlfo, el fantasma castizo que se pasea por delante del Guernica

Así se conoce a un espectro que se apareció, dejando una terrorífica profecía, en el museo Reina Sofía

Detalle del Guernica, de Pablo Picasso
Detalle del Guernica, de Pablo Picasso - MAGNUM
S.L. Madrid - Actualizado: Guardado en:

Si bien el Reina Sofía es uno de los museos más reconocidos de toda España, en parte porque en él está instalado el Guernica, una de las obras cumbre de Picasso, el edificio también es conocido en el universo de lo paranormal por haber sido un lugar especialmente prolífico en lo que a apariciones fantasmales y sucesos extraños se refiere.

El más famoso de todos estos fantasmas es Ataúlfo. Pero que nadie se deje engañar por su nombre castizo porque, según cuenta el periodista Ángel del Río en su libro «Duendes, fantasmas y casas encantadas de Madrid», esconde una terrorífica profecía.

Al parecer, unos antiguos vigilantes del museo no se terminaron de creer la historia de que, por allí, había fantasmas. De pronto, una noche se atrevieron a jugar a la ouija y, para su sorpresa —y suponemos que sobresalto—, algo movió el vaso. Se trataba de Ataúlfo.

Quizá porque no le habían tomado en serio o simplemente porque no tenía buena idea, Ataúlfo adelantó a uno de los guardias una profecía que no tuvo buen final. «Dentro de unos días vas a tener una gran desgracia. Prepárate».

Traslados y enfermedades

Y efectivamente, días después de jugar a la ouija, un familiar muy cercano de aquel vigilante tuvo un accidente de tráfico que le costó la vida. Este hecho causó estupor entre los vigilantes y, al parecer, hasta hubo quien pidió el traslado para evitar encontrarse con Ataúlfo.

Pero los estragos causados por Ataúlfo y su profecía no se quedaron ahí, puesto que también esta datado que hubo un funcionario de seguridad que enfermó después de conocer los hechos. Finalmente le trasladaron y recuperó la salud.

Como es habitual en estos casos, habrá quien se crea la historia y quien ya, cuando acuda al Reina Sofía, prefiera no quedarse mucho tiempo cerca de los pasillos en los que está expuesto el Guernica por si aparece, otra vez, Ataúlfo.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios