Aspecto de la protesta de ayer
Aspecto de la protesta de ayer - DE SAN BERNARDO
Sucesos

Los antifascistas recuerdan a Palomino en el décimo aniversario de su asesinato en Legazpi

Una manifestación recordó al menor que perdió la vida a manos de un neonazi en un vagón del metro

MadridActualizado:

Unas dos mil personas se manifestaron ayer para recordar Carlos Palomino, el menor antifascista de 16 años asesinado hace justo diez años por un militar de ideología contraria en un vagón del metro. La protesta, entre las estaciones de Usera y Legazpi, estación en donde ocurrió el crimen, duró más de dos horas.

Los convocantes, familiares y amigos de la víctima, llevaban una pancarta con el lema: «Diez años sin tí, diez años contigo». Los asistentes interrumpieron la marcha en numerosas ocasiones para leer poemas y escritos en homenaje a la víctima. Al su término, desplegaron un mural, encendieron numerosas bengalas de colores mientras la madre de Palomino leía un comunicado.

El homicidio, que fue grabado por las cámaras del suburbano, se produjo cuando el agresor Josué Estébanez, de 24 años, se dirigía a Usera, para asistir a la manifestación de Democracia Nacional. Al llegar a Legazpi, observó en el andén a un grupo de cien jóvenes de estética antifascista que iban a boicotear la protesta a la que él se dirigía. Se situó en la del tren, abrió la navaja que llevaba y esperó a que entraran los chavales para agredirles.

Así lo hizo cuando Palomino le preguntó por la sudadera que llevaba, de la marca «Three-Stroke», utilizada por los neonazis. Cuando se la tocó, Josué le acuchilló en el corazón. Tras ello realizó el saludo nazi.

Josué fue condenado a 19 años de prisión por asesinato y otros 7 por tentativa de homicidio y se le aplicó el agravante de motivos ideológicos por primera vez. Palomino se convirtió en un símbolo del movimiento antifascista.