Ángel Garrido (izq.), junto a Íñigo Méndez de Vigo - Foto: EFE | Vídeo: ATLAS

Rajoy confía en Ángel Garrido, un «leal al PP», para presidir la Comunidad hasta 2019

El comité electoral nacional del PP proclama la candidatura de continuidad, que apoyará Ciudadanos.

Actualizado:

Doble golpe de autoridad de Mariano Rajoy ante la crisis desatada en el PP de Madrid y la salida polémica de Cristina Cifuentes. Doce días después, el líder ha otorgado su confianza a Ángel Garrido, actual presidente en funciones, para que dirija el Gobierno de la Comunidad de Madrid hasta las elecciones de 2019. A pesar de las dudas suscitadas en los últimos días para buscar un sustituto de garantías a Cristina Cifuentes que permitiera abrir «una nueva etapa», Rajoy ha optado por la continuidad de quien era de facto el hombre fuerte en Sol en estos últimos tres años. Garrido dirigirá el Ejecutivo regional mientras que las riendas del PP madrileño las asumirá temporalmente Pío García-Escudero, presidente del Senado.

Rajoy mantuvo la incertidumbre hasta el final para dejar claro quién manda. Él tiene el poder supremo en el PP y él lo ejerce. El coordinador general de Génova, Fernando Martínez-Maillo, telefoneó a Garrido sobre las 13.20 de hoy y le convocó en Génova. Allí le esperaba junto a la secretaria general, María Dolores de Cospedal. Ambos le comunicaron que sería ratificado como presidente de la Comunidad. En ese momento, se reunía también el comité electoral nacional del PP para designarle candidato a la investidura, que saldrá adelante con el apoyo confirmado de Ciudadanos.

Esta misma mañana, según las fuentes consultadas, Rajoy telefoneó a Pío García Escudero para encargarle que vuelva a ocuparse del PP de Madrid, que ya presidió once años, entre 1993 y 2004.

Rajoy se ha tomado doce días para meditar la decisión, supuestamente sumido en un mar de dudas, según explicó a ABC un estrecho colaborador. «El jefe está dudando más que nunca… Nunca le había visto así», aseguró esta fuente el sábado. La tardanza en tomar una decisión descolocó a la dirección de Génova, que en los últimos días asumió la realidad: «Es el que tiene más posibilidades conociendo la personalidad del jefe… Ante la duda, no hacer cambios», resumían.

Han sido varios los miembros del PP que desaconsejaban la opción de Garrido por significar la continuidad de Cifuentes en Madrid. Sin embargo, Rajoy ha desoído estas voces y en su decisión ha pesado más la acreditada capacidad política y de gestión de quien ha sido portavoz del Gobierno y consejero de Presidencia.

El mensaje que ha querido lanzar Génova con esta decisión es que la gestión del PP en la Comunidad de Madrid sigue siendo plenamente válida, y que la crisis por Cifuentes se debe a un escándalo de tipo puramente «personal», y anterior a su etapa de gobierno.

Garrido ha transmitido en los últimos días su plena «disciplina» a la jerarquía del PP. «Yo he sido un leal aguirrista y soy un leal cifuentista», se presentó Garrido en 2015 tras ser elegido portavoz y consejero de Presidencia del Ejecutivo de Cifuentes. Y en los últimos días ha reiterado que ser «leal» a estas exidirigentes no «inhabilita» para seguir comprometido con el proyecto político del partido, lo lidere quien lo lidere.

Consultas

Garrido ha sido el hombre fuerte del gabinete de Cifuentes, interlocutor principal con Ciudadanos en la negociación del pacto de investidura, una relación que ha mantenido en todo momento a pesar del deterioro entre ambos partidos, según reconocen los de Ignacio Aguado. Anteriormente, presidió el Pleno del Ayuntamiento de Madrid, designado por Botella.

El PP transmitirá este nombre a la presidenta de la Cámara regional, Paloma Adrados, que esta misma tarde iniciará la ronda de consultas con el resto de grupos parlamentarios, Esta ronda de iniciará tras la reunión de la Mesa de la Asamblea con el portavoz del PP, Enrique Ossorio, y continuará con el portavoz del PSOE-M, Ángel Gabilondo, que ya ha anunciado su intención de postularse pese a no tener los apoyos. Los encuentros seguirán el martes con la portavoz de Podemos, Lorena Ruiz-Huerta, y luego con el de Ciudadanos, Ignacio Aguado, que otorgará su apoyo a Garrido.

Según el reglamento de la Asamblea, el pleno de investidura (de dos jornadas de duración) tendrá que celebrarse entre el tercer y el séptimo día siguiente a la formalización de la propuesta de un candidato. Por este motivo, si de la ronda de consultas sale un nombre concreto, el pleno podría empezar el día 11 de mayo, aunque el propio Ossorio apuntaba la semana pasada que lo más probable es que fuera «el 16-17 o el 17-18».

El acta de Cifuentes

Queda pendiente otro tema: el acta de Cristina Cifuentes. En fuentes del entorno de la expresidenta están convencidos de que ella va a dejar su escaño de diputada «no más allá de esta semana», por lo que probablemente ya no tendrá el acta cuando se produzca la sesión de investidura de Garrido.