Madrid

Amigos de las víctimas del Madrid Arena: «Lo peor es la absolución de los doctores Viñals»

Para la pandilla de Rocío y Cristina, la sentencia es «injusta» y no entiende que Flores siga aún en la calle

Los amigos de las fallecidas, ayer, durante la concentración
Los amigos de las fallecidas, ayer, durante la concentración - BELÉN DÍAZ

Alrededor de 30 jóvenes, todos ellos amigos de dos de las víctimas de la tragedia del Madrid Arena, Cristina Arce y Rocío Oña, se concentraron ayer frente a los juzgados de Plaza de Castilla para protestar contra la sentencia del caso, que se saldó con una pena de cuatro años de cárcel para el principal responsable, el empresario Miguel Ángel Flores, y también distintas condenas a algunos colaboradores; pero con la absolución, entre otros, de los doctores Simón Viñals y su hijo Carlos, algo intolerable para las amistades de las fallecidas. «Lo que más nos ha dolido a los seres queridos y amigos ha sido la absolución de los médicos», admitió Sofía Gabasa, que leyó, junto a su compañero Javier Salarich, un manifiesto en el que también criticaron la lentitud del proceso.

«A los doctores les vino grande y ni siquiera hicieron lo mínimo por salvarles la vida», censuró Salarich en declaraciones a ABC, que a continuación completó la propia Gabasa: «Hicieron el mal diagnóstico de decir que estaban fallecidas cuando no era así y ni siquiera les practicaron la RCP (reanimación cardiopulmonar)».

«Hicieron el mal diagnóstico de decir que estaban fallecidas»

Para los jóvenes, su actuación fue «totalmente deliberada» ya que, «pese a tener la oportunidad de salvar la vida de sus amigas, no lo hicieron». «Fue una negligencia a todas luces», lamentaron, respaldados por el resto de compañeros, que portaron varias pancartas con misivas contra la justicia o la propia sentencia.

«Cinco muertes = cuatro años = ¿justicia?», se preguntaron en uno de los carteles, claramente dirigido a Flores, que la semana pasada conoció la decisión de la Audiencia Provincial de desestimar la petición de la Fiscalía para que entrara de forma provisional en la cárcel. «Nos parece que deberían ingresar en prisión ya porque, entre otras cosas, todo el dinero que se recaudó el día de la fiesta no se sabe donde está. Por ello, para nosotros el riesgo de fuga resulta evidente», argumentó Gabasa, quien también acusó al empresario de estar «trabajando en la sombra» para el complejo de ocio MEEU de Chamartín: «Este señor debería estar impedido para todo empleo de este tipo», subrayó la joven, que se hizo eco de la sentencia, que así lo estima. ¿El problema? Que por el momento no hay un fallo en firme que impida a Flores organizar eventos.

«Le ha salido rentable el homicidio de cinco chicas», clamaron los jóvenes al leer el manifiesto, que concluyó con un sonoro «¡Justicia para el Madrid Arena!», que preludió una ovación en recuerdo a Cristina y Rocío.

No pararán

Los asistentes lamentaron la larga espera —de casi cuatro años— que han padecido hasta conocer una sentencia que, a su juicio, «no le hizo honor a la justicia». Por ello, según advirtieron en el manifiesto, continuarán peleando hasta que la resolución «sea justa». Esta idea la recalcaron posteriormente Salarich y Gabasa, quienes confesaron «haber perdido la esperanza en la justicia», pero no las fuerzas. Como confesó el primero, los amigos nunca van a recuperar lo que perdieron aquella noche de 2012. Aún así, seguirán luchando «toda la vida» para aclarar el caso: «Continuaremos».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios