En Casa Hernanz existen 46 tonalidades diferentes de alpargatas
En Casa Hernanz existen 46 tonalidades diferentes de alpargatas - BELÉN RODRIGO

Las alpargatas más coloridas de Madrid

Políticos, deportistas y actores se suman a una moda que resiste el paso de los años. En Casa Hernanz hay cientos de modelos de este popular calzado.

MadridActualizado:

Alpargatas lisas en 46 tonalidades y otros diez modelos a rayas. En algunos casos, la numeración abarca del 16 al 48. Con esta variedad, no es de extrañar que a las puertas de la alpargatería Casa Hernanz, en la calle Toledo 18, se formen largas filas en los meses de verano, época del año en la que se utiliza más este tipo de calzado. Este local centenario se ha ganado su fama dentro y fuera de las fronteras y su nombre aparece en todas las guía turísticas. No son solo los madrileños los que acuden a la tienda para renovar sus alpargatas cada temporada sino que reciben la visita de clientes de todos los puntos de España y turistas extranjeros de cada vez de más países a lo largo de todo el año.

Además de las alpargatas es famosa la sección de cordelería y son muchas las productoras que compran cuerdas para las películas. En «Gladiator» precisamente se usaron las cuerdas de Casa Hernanz y también en «El reino de los cielos» ambas dirigidas por Ridley Scott. Los gimnasios apuestan igualmente por estas cuerdas para preparan bien a sus deportistas, especialmente los que entrenan con cuerpos de seguridad.

La tienda fue fundada en 1845
La tienda fue fundada en 1845- B.Rodrigo

El origen de Casa Hernanz se remonta a 1845, fecha en la que Toribio Hernanz abrió el establecimiento en donde apenas se vendían los tres modelos clásicos de alpargatas para trabajar. El negocio estaba inicialmente más centrado en el sector agrícola ya que era la actividad principal en el Madrid aquella época. «Creo que era de Segovia», afirma su bisnieto, Jesús Hernanz, ahora al frente del negocio. Poco sabe de los orígenes de la tienda, lo que ha ido escuchando a sus familiares, y lo que tiene claro es que «el 90% de los clientes eran agricultores, llegaban en autobús de todos los pueblos». La tienda la heredó su tío abuelo José, quién era muy conocido y muy buena persona. «Le llamaban “Calvito” y guardaba el dinero de los agricultores que venían a hacer recados para que no anduviesen con él encima. Iban pasando por la tienda y cogiendo su dinero», recuerda Jesús. José Hernanz falleció joven, cuando él apenas tenía 6 años, y fue su padre, también Jesús Hernanz, quien ya trabajaba desde los 14 años con el que era su tío, quien tomó las riendas del negocio familiar. «Yo siempre estuve ayudando en la tienda desde los 14 años y después de estudiar Económicas y hacer la mili, en el 82, me incorporé totalmente. Mi padre falleció igualmente joven», afirma el dueño de la alpargatería.

Boom de las alpargatas

Las alpargatas las puso de moda Yves Saint Laurent al llevarlas a las pasarelas de medio mundo, y pasaron a ser utilizadas por personajes tan conocidos como Jacqueline Kennedy o Marilyn Monroe. «En la tienda empezó el boom en los años 70 y se fueron introduciendo modelos y colores», explica el dueño. A Casa Hernanz llegan deportistas, políticos y actores tanto nacionales como extranjeros. «Por aquí han pasado rostros conocidos pero las alpargatas no necesitan publicidad, se venden por sí solas», reconoce Jesús Hernanz. Por ejemplo la actriz norteamericana Susan Sarandon, en una de sus visitas a Madrid, se provisionó bien de alpargatas. Núria Espert también visita este local y en una de sus compras «una fan la confundió con otra actriz, María Asquerino». Jaime de Marichalar es otro cliente de esta casa.

La evolución de la alpargata ha sido tal «que hoy en día es más un zapato con piso vegetal». Las que se venden en Casa Hernanz son artesanales. «Hay pasos que se han ido mecanizando, como las suelas, pero no dejan de ser artesanales», explica Jesús. Por ese motivo no se preocupa demasiado por la competencia china de este producto ya que la calidad es muy mala. Únicamente como regalo de boda sí que pueden robarles clientes ya que no pueden competir con el precio. Pero aun así, reciben pedidos de alpargatas como regalo en las bodas. «El primero fue hace más de 20 años, para una hija de Jesús Gil», recuerda Jesús. Y según las modas, van recibiendo más o menos encargos de este tipo.

El modelo de alpargatas más caro a la venta en Casa Hernanz
El modelo de alpargatas más caro a la venta en Casa Hernanz- B.Rodrigo

Trabajan con casas de Levante y La Rioja. Los diseños varían poco, «van cambiando entre lo que ya existe». Pero cada año llegan colores nuevos. La alpargata clásica, la más sencilla, cuesta 7 euros. Y el modelo más caro que tienen a la venta cuesta 90 euros. Entre medias, una infinidad de alpargatas de todo tipo. Hace dos años llegaron las alpargatas con plataforma y ahora las hay con plataforma triple.

¿El éxito de la alpargata? «Es un producto que cuando lo usas repites. Es agradable, económico y el verano el más cómodo, el pie suda poco y lo que suda lo absorbe la suela». En los meses de verano se forman filas a la puerta de esta tienda. Las siete personas que en ella trabajan no dan abasto para atender a tantos clientes. «Cada uno necesita su tiempo, se prueban varios modelos», explica Jesús. Cuando llega la hora del cierre «intentamos que entren en la tienda el máximo número de personas, sobre todo las que llevan más tiempo esperando. Pero a veces alguien tiene que volver otro día», añade. En un buen día pueden llegar a vender 300 pares de alpargatas. Los modelos para bebés se venden muy bien aunque Jesús recuerda que para los niños que empiezan a andar no es un calzado muy seguro. Sus principales clientes, las mujeres en una proporción de 3 a 1 frente a los hombres.

Como consejo para cuidar las alpargatas, Jesús recuerda que selavan bien con agua y jabón pero que lo más importante es que se vuelvan a usar cuando estén bien secas porque de lo contrario la suela se hincha. Las que van solo cosidas pueden dejarse en agua pero si llevan algo de pegamento no pueden estar en remojo aunque sí lavarse con agua.

Cordelería

Nunca han dejado de tener productos de cordelería y tienen productos elaborados de manera artesanal. Si antes llegó a representar el 80% de las ventas, ahora es un 10%. Cuentan con un amplio surtido de maromas e hilos y cuerdas para sectores tan diversos como industria, comercio, pesca, agricultura y publicidad. Sus productos están fabricados tanto en fibra vegetal (cáñamo, lino, sisal, yute, esparto, algodón y coco) como en fibra sintética (polyester, nylon, polipropileno y polietileno, entre otros). También hay sección de cestería realizada de forma artesanal en mimbre, pleita o crineja de esparto. Y comercializan esparto en bruto para los artesanos.

De momento envían pedidos por correo pero no han puesto en marcha la tienda online. Se puede enviar un email (casahernanz@hotmail.com) para realizar los pedidos. Jesús trabaja con su hija María y uno de los planes que tiene a corto-medio plazo es lanzarse al negocio online, aunque sabe que necesita una logística grande. Ya de por sí su stock es grande y utilizan como almacén tanto las antiguas cuevas como un local alquilado justo al lado. Si las alpargatas no pasan de moda, esta casa tiene todavía muchos años por delante.