¿Cómo funcionan las fianzas para eludir la prisión?

El empresario Ángel de Cabo tiene el dudoso honor de ser la persona con la fianza más alta de la...

Actualizado:

El empresario Ángel de Cabo tiene el dudoso honor de ser la persona con la fianza más alta de la historia en España. En 2012 se le impuso una de 50 millones de euros para salir de prisión que por supuesto no pagó. Tuvo que esperar dos años a que se rebajara la fianza hasta los 300.000 euros y entonces sí. En la fianza criminal si no pagas vas a la cárcel. En la civil, te embargan tus bienes, es el caso del expresident Artur Mas pidió a los catalanes que aportaran dinero a la caja solidaria creada por la ANC. Gracias a ello ya ha pagado casi la mitad de los 5,25 millones que el tribunal de cuentas le impuso por organizar 9-N. Tiene de plazo hasta el sábado de la semana que viene. Esta semana hemos visto como otro ex presidente, Ignacio González, salía de prisión, tras pasar por caja. 400.000 euros a tocateja en las que han participado 11 fiadores. Cualquier de ellos puede arrepentirse y y pedir que se le devuelva el dinero o aval pero para ello tendría de acudir ante el juez con Gonzalez de la mano, que volvería a la carcel. La fianza también se devuelve cuando hay sentencia firme, OJO sea culpable o no, si el acusado entra en prisión. Y cuando no se devuelve? A Francisco Correa el juez llego a pedirle 15 millones de euros para eludir la prisión  a Mario Conde 12 millones ¿Cómo se decide la cantidad? Depende del juez. Se puede pagar en efectivo,  transferencia bancaria o cheque. Como el que la ANC, de 150.000, en favor de la ex presidenta del Parlament Catalán. Carme Forcadell. ¿A dónde se paga? Ahora mismo a una cuenta del Banco Santander. La entidad ganó en concurso público la llamada "cuenta de depósitos consignas judiciales" y la tendrá hasta 2018. Allí entran las tasas, multas, embargos y fianzas judiciales. Ahora mismo cuenta con 5.2 millones de euros pero gestiona cobros y pagos por unos 16.000 millones euros. El banco no recibe compensación y los intereses de la cuenta van al Estado que suele usarlos para mejorar la Administración de Justicia.