Galicia

Xunta y padres gallegos rechazan la «huelga de deberes» a nivel estatal

Apuestan por dar una respuesta integral al conflicto para preservar el tiempo libre infantil

Las anpas gallegas tachan la protesta de «frívola»
Las anpas gallegas tachan la protesta de «frívola» - BELÉN DÍAZ

La huelga de «lápices caídos»convocada por la Confederación de padres de alumnos Ceapa —mayoritaria en los colegios públicos españoles— no tendrá la misma repercusión en Galicia que en el conjunto nacional. La principal asociación de progenitores de la Comunidad, la Confederación de Anpas gallegas, se desmarcó ayer de la movilización mediante un comunicado. En él, la agrupación explica su desacuerdo con el modelo actual de imposición de deberes a los niños, pero considera «una enorme frivolidad» una movilización de esta índole.

Las Anpas consideran que el de las tareas en el domicilio es un problema que «debe formar parte de la agenda política», pero abordándolo desde una perspectiva global de revisión del modelo educativo. Los padres insisten en la idea de que la educación está basada en exceso en la «memorización de grandes currículos», y entienden que los deberes hacen hincapié en este sistema. De hecho, desde este colectivo sí se afea que algunos docentes empleen los ejercicios de casa como un «aumento irregular» del horario lectivo, como «un castigo por no avanzar en la clase a la velocidad estandarizada».

Otra de las prácticas que censuraron ayer las Anpas gallegas a este respecto es la utilización de los deberes como una mera «repetición de lo ya explicado y trabajado en clase, con la intención de que esa reiteración fije datos y conceptos en la memoria». Sobre este punto, el diagnóstico es plenamente compartido por la Xunta. En concreto, el responsable de Cultura, Educación e Ordenación universitaria en funciones, Román Rodríguez, valoró que si las tareas resultan repetitivas suponen «una sobrecarga» innecesaria para el alumnado. Para paliar esta situación, el titular de la cartera autonómica apeló al «sentidiño» de los profesores, y recetó «planificación» en la asignación de tareas.

«Disciplina»

Rodríguez realizó ayer una defensa de los deberes, al señalar que bien planificados sirven para «reforzar los conocimientos» de los jóvenes, ayudar a «autodisciplinarse» y para adoptar hábitos de trabajo que les serán útiles en niveles educativos superiores y en su vida adulta. Con todo, también subrayó la necesidad de que el alumnado goce de tiempo de ocio para un completo desarrollo personal.

El conselleiro recordó que Galicia puso en marcha en 2013 una línea de trabajo para dar respuesta a esta problemática con autonomía desde los centros, y lanzó una advertencia contra la huelga: «No parece muy prudente hacer un llamamiento a que los niños desobedezcan a sus profesores»

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios