Galicia

La Xunta multa a los Franco con 4.500 euros por impedir las visitas a Meirás

La Consellería de Cultura recuerda que informó «reiteradamente» a la familia del dictador que debía cumplir con las normas propias de un Bien de Interés Cultural (BIC)

El Pazo de Meirás, ubicado en el concello coruñés de Sada
El Pazo de Meirás, ubicado en el concello coruñés de Sada - ABC

La Consellería de Cultura ha impuesto una multa de 4.500 euros a los familiares de Francisco Franco y ha abierto diligencias por el anuncio de la Fundación que lleva el nombre del dictador de cancelar las visitas al Pazo de Meirás, anunció hoy la Xunta en un comunicado.

El palacete, situado en el municipio coruñés de Sada y que perteneció a la condesa de Pardo Bazán, fue comprado a sus herederos en 1939 por un grupo franquista que lo obsequió como «regalo del pueblo» al dictador, quien pasaba temporadas en esa propiedad en la que todavía acostumbran a veranear sus familiares. En 2008 la Xunta la declaró bien de interés cultural (BIC), lo que obliga a los familiares de Franco a abrirlo al público cuatro días al mes, aunque recurrieron a todo tipo de obstáculos para evitarlo, incluido un proceso judicial que culminó en 2010 con una sentencia del Tribunal Supremo que ratifica esa decisión del Gobierno gallego.

En un comunicado, la Xunta indica que ha abierto un expediente sancionador contra los propietarios del Pazo de Meirás, que conlleva una multa de 4.500 euros, al constatar «problemas en la gestión de las visitas». Apunta que, pese a ser de titularidad privada, los propietarios tienen la obligación de «permitir su visita pública (del inmueble, al estar declarado por la Xunta bien de interés cultural) gratuita un número mínimo de cuatro días al mes, durante al menos cuatro horas al día», cuyo incumplimiento conlleva multas de 300 a 6.000 euros.

La Consellería de Cultura señala haber «informado reiteradamente a los propietarios» de la necesidad de respetar el régimen de visitas y que, al no cumplir la normativa autonómica, decidió imponer la sanción. Asimismo, indica que ha abierto diligencias contra la Fundación Francisco Franco, que ha asumido esa gestión por orden de los familiares del dictador, al haber «cancelado las visitas».

La Fundación, que desde hace cuatro meses gestiona esas visitas, anunció a finales de julio pasado en un comunicado su intención de utilizar el palacete para «mostrar al gran público la grandeza de la figura de Francisco Franco». Sin embargo, la Fundación no responde en el número de teléfono habilitado para reservar las visitas que un mensaje indica que la mensajería está saturada.

Toda la actualidad en portada

comentarios