Estado del embalse de Eiras, que abastece al área de Vigo
Estado del embalse de Eiras, que abastece al área de Vigo - SALVADOR SAS/EFE

La Xunta estudia bajar el caudal ecológico de Eiras como pedía Vigo

El alcalde lo da por hecho, pero Augas de Galicia lo liga a que se reduzca el consumo

SantiagoActualizado:

La Xunta y el Ayuntamiento de Vigo acercaron ayer posturas sobre las medidas a tomar para garantizar el abastecimiento de agua. El director de Augas de Galicia, Roberto Rodríguez, y el segundo teniente de alcalde, David Regades Fernández, se reunieron en Santiago para concretar cómo se hará la captación prevista al río Verdugo. Además, la administración autonómica se mostró dispuesta a analizar la posibilidad de reducir el caudal ecológico que sale de la presa de Eiras para mantener con vida al Oitavén. El alcalde Abel Caballero lleva semanas demandándolo, pero la Xunta le había advertido de que si no se logra ahorrar agua antes se podría estar cometiendo un delito ambiental.

En rueda de prensa en Vigo, Caballero daba ayer por hecho la reducción del caudal, según informa Efe. Pero a través de un comunicado, Augas de Galicia lo condicionaba a que el Ayuntamiento acredite su incapacidad para tomar más medidas de ahorro de consumo previas a la restricción del agua a la población. En la reunión, Vigo expuso que la estación potabilizadora de O Casal comienza a tener problemas de funcionamiento, aunque según la Xunta, con un 38% de agua embalsada en Eiras no debería de haberlos.

Xunta y Ayuntamiento concretaron, además, los términos en los que se realizarán las obras de captación desde un aprovechamiento hidroeléctrico del río Verdugo, en el municipio de Ponte Caldelas, para bombear agua hacia el sistema de abastecimiento vigués. Finalmente, la administración autonómica se hará cargo del 20% de los costes y Vigo asumirá el 80%. Para agilizar los plazos la Xunta tramitará de emergencia la obra.

También ayer los responsables de la Confederación Hidrográfica del Miño-Sil —dependiente del Estado— mantenían una reunión con los municipios de más de 20.000 habitantes para tratar de hacer frente a la sequía. La Confederación les pedía que redacten o adapten sus planes de emergencia por falta de agua a la Ley del Plan Hidrológico Nacional.

Restricciones en Irixoa

Desde octubre, la mayor parte de ayuntamientos gallegos están en alerta por sequía, pero como advirtió esta semana el presidente de la Xuntalo más probable es que haya que subir el nivel hasta el de emergencia, lo que ya implicaría cortes de agua a la población. Este jueves las restricciones llegaban al municipio coruñés de Irixoa. Desde las once de la mañana a las seis de la tarde sus vecinos ya no pueden abrir el grifo. También los municipios coruñeses de Paderne y Oza-Cesuras han registrado problemas de abastecimiento por la sequía.