Tragedia ferroviaria en O Porriño Emotiva despedida en Vigo a dos de los fallecidos en el accidente de tren

Este martes se procederá al volcado de la caja negra y al análisis de los datos bajo supervisión judicial. Tras la retirada de los vagones de la vía afectada, el sábado quedó ya restablecida la circulación

Cientos de personas acompañaron a las familias de las víctimas en su último adiós
Cientos de personas acompañaron a las familias de las víctimas en su último adiós - EFE
E. P. RODRÍGUEZ-SOMOZA - @abcengalicia Vigo - Actualizado: Guardado en: Galicia

Cientos de personas quisieron acompañar este fin de semana a las familias de las víctimas del accidente de tren que se saldó con cuatro fallecidos y cerca de medio centenar de heridos el pasado viernes en la localidad pontevedresa de O Porriño. Rostros desencajados y cubiertos de lágrimas daban su último adiós en Vigo a Miguel A. Veiga y Joaquín Rodríguez. Pocos fueron los que faltaron de la familia ferroviaria.

Entre los trabajadores de Renfe y Adif, algunas caras conocidas de los compañeros que el sábado celebraron cinco minutos de silencio a las puertas de la estación viguesa de Guixar, desde donde partió el tren accidentado rumbo a localidad lusa de Oporto, que salían enseguida hacia el tanatorio. Es el caso de Sergio Lloves, amigo de Veiga, quien confesó que fue el encargado de identificar su cadáver y el de Joaquín Rodríguez «Koki». Con este último, hijo de Cándido Rodríguez Grañas, interventor y conocido sindicalista del sector, relató que viajó la semana pasada en prácticas a La Coruña. También estaba Luis Mariano de Isusi, interventor y presidente del comité de empresa de Renfe en la provincia. Él y su mujer son amigos íntimos del matrimonio del interventor. Veiga era enterrado ese mismo día por la tarde en una acto reservado para los más cercanos.

Y hasta el tanatorio del Vigo Memorial se acercaba este domingo el equipo de balonmano del AD Carballal, del que era jugador «Koki», de 23 años y que estaba formándose como maquinista. Cientos de jóvenes y allegados a la familia se concentraban en el interior y a las puertas del tanatorio, donde era evidente la emoción contenida. Hoy está previsto un funeral en la iglesia parroquial de Santa Mariña de Cabral a las 19.30 horas en la más estricta intimidad a petición de los padres.

Junto a ellos, perecieron en el siniestro el maquinista, José Arnaldo Moreira, de nacionalidad portuguesa (natural de Ermesinde, en las cercanías de Oporto), y un turista californiano. En el caso de estas dos últimas víctimas, la Policía Judicial solicitó a las autoridades competentes de sus respectivos países de origen sus huellas para proceder a la identificación oficial.

El convoy, alquilado por Renfe a la empresa lusa Comboios de Portugal (CP) que se encarga de explotar la línea, descarriló llevándose por delante tres catenarias eléctricas e impactando con un poste de alta de tensión sobre las 09.20 de la mañana del pasado viernes, a escasos 200 metros de la estación de tren de OPorriño. El choque fue de tal magnitud que la cabina del tren, de los años 80, quedó hecha un amasijo de hierros. Tanto es así que tuvieron que llevarse a cabo trabajos de excarcelación para sacar a tres de las cuatro víctimas mortales.

Causas del siniestro

Sobre las causas del siniestro, una vez que toma fuerza la tesis de que un exceso de velocidad se esconda tras el descarrilamiento, cuando un aviso por obras de mantenimiento en el punto negro obligaba a aminorar la marcha, tendrá la última palabra el análisis de la cinta de telo —equivalente a la caja negra de los aviones— cuyo volcado se realizará mañana martes en presencia de responsables de Adif, Renfe y de Comboios de Portugal (CP).

En este sentido, la titular del Juzgado número 2 de OPorriño, a cargo de la investigación judicial —en paralelo hay también otra activada por la CIAF, comisión dependiente de Fomento—, solicitó a la Xunta un listado de peritos con el fin de elaborar un informe independiente. Y ayer diputados de En Marea en el Congreso pedían la comparecencia del ministro de Fomento en funciones, Rafael Catalá, para que dé explicaciones sobre el accidente.

Por otro lado, tras retirar los restos de los vagones accidentados, ya el sábado quedaba restablecida la circulación en la vía afectada. Ayer se completaba el último servicio por carretera con los pasajeros del tren que cubre la ruta entre O Carballiño y Orense.

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios