El desequilibrio entre ingresos y gastos del sistema de pensiones en Galicia supera los tres millones
El desequilibrio entre ingresos y gastos del sistema de pensiones en Galicia supera los tres millones - ABC
RETO DEMOGRÁFICO Y FUTURO DEL SISTEMA DE PENSIONES

Sólo el déficit de caja se llevaría un tercio del presupuesto autonómico

«Virgencita déjanos como estamos», dicen sobre una hipotética transferencia de la Seguridad Social a Galicia

SantiagoActualizado:

«Supone desconocer totalmente la realidad. Es posible cuantificar exactamente el saldo de lo que se recauda y se gasta en Galicia en pensiones: 2.600 millones de déficit en 2015, más de 3.300 si se suman los complementos a mínimos. Eso equivale a no gastar casi nada en sanidad... Hay muchas comunidades deficitarias, porque hasta los 18.000 millones de déficit global son muchas las que no cuentan con un saldo positivo... Pero desde luego Galicia es una de las peor paradas, así que ‘virgencita déjanos como estamos’», reflexiona el presidente del Consello Galego de Colexios de Economistas, Miguel Vázquez Taín, cuestionado por la propuesta del BNG, que en los últimos días ha reivindicado una Seguridad Social autonómica para ganar capacidad gestión sobre el sistema de pensiones.

«Se confunden deseos con realidades», afirma María Cadaval: «El planteamiento que se hace es el de una Galicia recaudando sus propios impuestos de las empresas, que es con lo que pretendidamente alcanzaría para pagar el gasto de pensiones, pero la realidad no es esa. La realidad es que nos estaríamos comiendo un tercio del presupuesto de la Xunta simplemente para poder paliar el déficit», apunta la profesora de Economía Aplicada.

Y eso, constatan, en un escenario de cuantías bajas, en el que Galicia se mantiene como una de las autonomías con pensiones más reducidas (786,65 euros mensuales, sólo por delante de Extremadura y casi 150 euros por debajo del promedio estatal). Una realidad, expone Cadaval, que se explica por el tradicional peso del sector primario y por las diferencias entre regímenes de cotización, con un mayor peso en la Comunidad de trabajadores del mar o agrarios con cotizaciones más reducidas. Un escenario que, por otro lado, cambia de modo gradual de la mano del abandono del rural y la pérdida de peso del sector primario, provocando un aumento paulatino de la pensión media.

La alta dependencia de los ingresos vía pensiones en una población envejecida como la gallega, y el escaso poder adquisitivo de estas pagas, analiza Miguel Vázquez Taín, compromete la capacidad de consumo de la Comunidad, lastra su evolución económica y explica un hecho diferencial: mientras aproximadamente 2/3 del crecimiento estatal se explican por efecto de la demanda interna y 1/3 por el sector exterior, las proporciones se invierten en Galicia.