Un brigadista en el incendio de Cervantes
Un brigadista en el incendio de Cervantes - ELISEO TRIGO\EFE

La sequía deja sin agua parte de los depósitos de recarga antiincendios

Extinguido el fuego de Monterrei, que devoró más de 384 hectáreas desde el martes

SantiagoActualizado:

Localizados en puntos estratégicos, escogidos por la proximidad a núcleos poblados y masas forestales, Galicia cuenta con cerca de seis mil depósitos de agua al servicio del dispositivo de lucha antiincendios. Entre ellos, 789 son estanques de mayor tamaño, específicos para la recarga de los medios aéreos. Son infraestructuras fundamentales para el operativo de lucha contra el fuego, comprometidas en la actualidad por la prolongada ausencia de precipitaciones. «Parte de ellos ya no disponen de agua», apuntó ayer la conselleira de Medio Rural, Ángeles Vázquez, insistiendo en la importancia de llevar a cabo «un control exhaustivo» de estas infraestructuras. «No se pueden dejar los puntos sin agua», afirmó.

En toda Galicia llovió un 20% menos de lo normal durante la primavera, y en la zona este de Orense las precipitaciones fueron alrededor de un 40% inferiores a lo habitual. La falta de humedad en el terreno favorece la propagación de incendios y, a la vez, compromete las reservas de agua para la recarga de motobombas y medios aéreos. Las motobombas que el martes actuaron en el fuego de Castro Caldelas tuvieron que recargar en la piscina fluvial municipal porque, como indicó la alcaldesa de la localidad orensana, Inés Vega, «los depósitos de Medio Rural se habían agotado». La Consellería, aseguró Vázquez esta semana, trabaja en la reposición de reservas mediante el desplazamiento de cisternas.

Tras las jornadas críticas del lunes y el martes, el día de ayer amanecía sin ningún incendio activo. En la madrugada de este viernes, el dispositivo antiincendios daba por controlados los fuegos de Cervantes (Lugo), con una superficie afectada superior a las 100 hectáreas, y de Castro Caldelas (Orense), con 265. Pasadas las once y media de la mañana se conseguía la extinción del iniciado el pasado lunes en Montederramo. Controlado desde la mañana del jueves, se mantenía la supervisión del fuego de Monterrei, el de mayores dimensiones de los declarados esta semana, con 384 hectáreas afectadas. Pasadas las ocho y media de la tarde también este foco, iniciado a las 17.41 horas del martes en la parroquia de Infesta, se daba por extinguido. La evolución era igualmente positiva en el caso del incendio declarado a las 18.16 horas del miércoles en Folgoso do Courel (Lugo), parroquia de Meiraos. Estabilizado desde el jueves, ayer se daba por controlado minutos antes de las ocho de la tarde.

El fuego de Chandrexa de Queixa (en la parroquia de Queixa), iniciado a las 19.34 horas del martes y reactivado a última hora del jueves, se mantenía controlado desde las once y media de esa misma noche.