El presidente del Parlamento, Miguel Santalices, recibe la memoria de la Valedora
El presidente del Parlamento, Miguel Santalices, recibe la memoria de la Valedora - CEDIDA

El rural protesta ante la Valedora y aglutina ya el 12% de las quejas

Incendios, «catastrazo» y transportes son los temas que más protestas acumulan

SantiagoActualizado:

La institución que defiende a la ciudadanía frente a los posibles abusos de las administraciones públicas era hasta ahora una gran desconocida en el mundo rural. En 2016 tan sólo el 0,1% de las quejas que recibió la Valedora do Pobo procedían de los pequeños ayuntamientos. Pero tras la campaña puesta en marcha por la oficina que dirige Milagros Otero, en 2017 las protestas se han disparado hasta el 12%. Incendios, limpieza de montes, problemas con las líneas de transporte, o el «catastrazo», son las principales preocupaciones, según ha explicado esta mañana la Valedora en rueda de prensa tras entregar la memoria de actividades en el Parlamento de Galicia.

En total, la Valedora do Pobo registró durante el pasado año 34.315 actuaciones de atención a la ciudadanía, de las cuales dieron lugar a expedientes de queja 29.365 de las presentadas y se investigaron hasta 2.359 situaciones problemáticas. En 2017 crecieron de forma notoria las quejas provenientes de una actuación de oficio de esta institución hasta un total de 224, cifra récord. En el reparto por áreas, la sanidad y las corporaciones locales, con un 12 % cada una son, junto a los servicios sociales —un 10 %— las que mayor carga de trabajo representan.

El volumen total de asuntos atendidos desciende respecto al registrado en 2017, pero esto se debe —ha apuntado la Valedora— a que el año pasado se produjeron varias recogidas de firmas masivas en relación al traslado de los servicios de emergencias de Santiago de Compostela a A Estrada o a cuestiones relativas al nuevo hospital de Vigo. Al respecto del aumento de las quejas provenientes del medio rural, Otero ha celebrado que haya tenido éxito la campaña «proactiva» de «aproximación» emprendida por la institución hacia los municipios pequeños de Galicia mediante visitas o encuentros con la ciudadanía para poder estar «plenamente identificada con sus problemas», informa Efe.

En cuanto a las Administraciones públicas que son objeto de queja ante la Valedora, la Xunta sigue siendo la que mayor porcentaje acumula —un 74,5 %— pero desciende de forma acusada respecto a 2016, año el que acaparó más del 98 %. Los ayuntamientos, por su parte, suben del 1,5 % del año anterior a un 23 % y las universidades pasan a representar el 2 % de las quejas, un incremento que se debe, ha explicado Otero «a la celebración de la nueva selectividad» y a la lentitud en la publicación de los nuevos criterios.

La Valedora ha llamado a las instituciones a no dejar «desprotegidos» a los más débiles con sus medidas y valoró el «alto grado» de aceptación de los requerimientos hechos desde este órgano. Sobre el incremento de las quejas de oficio detalló que abordan temas variados como el precio de los comedores escolares, las cuotas de pesca, la plaga de la polilla de la patata, o las tardanzas en la Risga.

El asunto con el mayor número de reclamaciones en 2017 fue la petición de una reforma constitucional para garantizar la revalorización y la sostenibilidad del sistema de pensiones, que reunió a más de 13.000 promotores. Otero también destacó las quejas de más de 4.000 personas para la modificación del sistema de citas telefónicas del Sergas, de uso complejo para personas mayores, un tema que la consellería de Sanidade ha prometido estudiar.