DESAPARICIÓN EN GALICIA

¿Recta final en el caso Diana Quer?

La investigación apunta ahora a una zona concreta de la Ría de Arousa que agentes especializados empezaron a batir y que hasta el momento no había sido rastreada

Video: Este recorrido es el que hizo Diana hasta las cuatro de la madrugada - EFE

Veintiún días después de que la enigmática desaparición de Diana Quer conmocionase a los vecinos de la localidad coruñesa de A Pobra do Caramiñal, la expectación por conocer el paradero de la joven de Pozuelo se ha extendido ya por todo el país. Confirmar los pasos que esta chica de 18 años dio aquella madrugada es vital para reconstruir el relato de los hechos y dar con ella, pero esta labor no está siendo fácil. Desde el primer momento, los efectivos del Instituto Armado se volcaron con una búsqueda que se ciñó al municipio de A Pobra, de apenas 9.000 habitantes. Se batieron sus montes y se solicitó la colaboración ciudadana para que quien hubiera visto a Diana Quer en las fiestas del pueblo lo comunicase. El aluvión de llamadas fue totalmente desmedido, al igual que el trabajo de los agentes que debieron verificar, uno por uno, cada testimonio.

Al mismo tiempo, los efectivos de las unidades tecnológicas de la Guardia Civil se pusieron manos a la obra para visualizar las imágenes de las cámaras de seguridad de la zona y las comunicaciones realizadas esas noche. El móvil de Diana dejó de emitir señal antes de las 4 de la mañana y en todo momento la posicionó en el entorno de A Pobra. De ahí que los primeros trabajos, por tierra, mar y aire, se concentrasen en este punto.

Pero transcurridas casi tres semanas, la investigación señala ahora a otra zona de la Ría de Arousa. Se trata de un territorio situado entre Taragoña y Boiro, a la altura de Rianxo (un municipio cercano a A Pobra) en el que agentes especializados en la búsqueda de personas y perros de rastreo volcaron este viernes todos sus esfuerzos.

Sin DNI ni dinero, pero con las llaves

Este giro en la investigación, que mantuvo las batidas anuladas durante una semana, evidencia una línea de trabajo más concreta que las que se manejaban hasta el momento. En este sentido, ha sido fundamental confirmar que Diana Quer regresó a su casa la madrugada de su marcha, se cambió de ropa para abrigarse y volvió a salir. Este hecho implica que no le ocurrió nada en el camino que separa la verbena del pueblo de la vivienda de veraneo de la familia, una de las primeras hipótesis que los encargados del caso manejaron después de que se conociese que Diana escribió a una amigo de Madrid contándole que estaba asustada porque un hombre la había increpado. Se le tomó declaración a los feriantes, pero nunca llegó a haber sospechosos porque Diana llegó a casa sana y salva.

A estas alturas también parece claro que la joven no se fugó, porque se llevó el móvil y las llaves de casa pero no el DNI ni dinero. Del mismo modo, se trabaja con la hipótesis fundada de que pudo abandonar el pueblo en coche.

Cartel de búsqueda de Diana Quer
Cartel de búsqueda de Diana Quer- ABC

Un hilo del que tirar

Con la investigación bajo secreto de sumario y un absoluto hermetismo al respecto de cada paso dado, agentes especializados en desapariciones y consultados por ABC apuntan que lo peor que puede suceder en este tipo de casos es que «se enquisten». «Por eso seguimos todos los protocolos y no dejamos ni un hilo del que tirar», aseguran. La cuestión ahora será conocer si el hilo que apunta a un paraje poco frecuentado de Rianxo es el definitivo o si la investigación para hallar a Diana Quer debe dirigirse por otros derroteros. Fuentes de la Guardia Civil confirmaron que este sábado no se ha iniciado ninguna batida, pero aclaran que «no se descarta que se reanuden según crean los agentes que llevan el caso».

Toda la actualidad en portada
publicidad

comentarios